Arborización urgente

  Editoriales

Arborización urgente

La carencia de árboles y de parques en Guayaquil aporta al incremento de la temperatura, lo que provoca malestar en la población

Las altas temperaturas de la temporada azotan sin piedad a la población de Guayaquil, dejando al descubierto la desatención municipal a una problemática como es la falta de arborización en una ciudad que es una selva de cemento, carente de áreas verdes que oxigenen el ambiente y prodiguen la sombra necesaria.

No se trata de una incomodidad menor, sino de una compleja situación cuya solución debería constar en los planes de quienes hacen campaña para captar la Alcaldía de Guayaquil, porque el bienestar común está en juego.

Este diario, en defensa del sentir de los porteños, no desmayará en su lucha para llamar la atención de las autoridades locales - y también las nacionales- para que ejecuten acciones urgentes que contribuyan a bajar la temperatura de una ciudad que, literalmente hierve en las tardes, porque no hay árboles ni se han implementados sistemas de ventilación sustentables.

Las expresiones diarias de malestar, por temperaturas cotidianas que superan los treinta grados centígrados, no pueden desoírse porque al hacerlo se le está dando la espalda a la población. Guayaquil requiere arborización inmediata y una ordenanza que obligue a los promotores inmobiliarios a contemplar grandes espacios de áreas verdes.