Un #EfectoLasso en la pobreza

  Columnas

Un #EfectoLasso en la pobreza

Al día siguiente del triunfo de Guillermo Lasso se habló por primera vez del #EfectoLasso, que acompañado con otros factores, difundió un ambiente de esperanza y optimismo hacia el futuro

Al día siguiente del triunfo de Guillermo Lasso, cuando el riesgo país cayó de manera significativa, se habló por primera vez del #EfectoLasso, que acompañado con otros factores, difundió un ambiente de esperanza y optimismo hacia el futuro. Si nos adelantamos a mayo 2025, cuando Lasso acabe su periodo presidencial: ¿Qué indicadores nos mostrarían un real #EfectoLasso que implique un cambio duradero para el Ecuador? Es decir, ¿Cómo podremos determinar en 4 años si el presidente fue exitoso? Hay muchos, pero me quiero concentrar en uno: la reducción de la pobreza.

Al finalizar el 2020, de acuerdo al INEC, el 32.4 % de los ecuatorianos se encuentra por debajo de la línea de la pobreza, es decir uno de cada tres ecuatorianos es pobre. Y en el sector rural, casi uno de cada dos ecuatorianos. Son cifras alarmantes y presentan un gran desafío para el nuevo gobierno. Y si bien, la pandemia implicó un crecimiento importante en dicho indicador (alrededor de siete puntos), la situación ya era preocupante ‘pre-pandemia’. De acuerdo al Reporte Social 2020 de la CEPAL, Ecuador es junto a Argentina y Brasil los países donde más se ha incrementado la pobreza en el periodo 2014-2019.

Lasso, como candidato, reconoció lo grande del desafío y concentró gran parte de su campaña en generar condiciones para el empleo. El Presidente electo también cree en la necesidad de políticas de protección social, con particular énfasis en salud y educación. Sin duda, se requieren políticas públicas que busquen garantizar niveles de vida sostenible para acceder a las oportunidades y así poder ser actores plenos de la sociedad. En línea con el primer Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS), esto incluye luchar contra el hambre, la malnutrición, la falta de educación y salud, entre otros.

Aprovechando el #EfectoLasso, desde el sector privado, será importante también contribuir a este gran objetivo y desarrollar productos y servicios para la base de la pirámide, promoviendo la creación de plazas de trabajo. Así, en conjunto con políticas públicas adecuadas, la eventual recuperación económica podrá implicar un crecimiento económico inclusivo que cree empleos sostenibles y promueva la reducción de la pobreza. Solo así, hablaremos en 2025, de un #EfectoLasso sostenible.