Columnas

Región Litoral y populismo clientelar

En la masa popular y clase media el término “banquero” es sinónimo de “persona no confiable”. CREO al no responderles la validó.

Toda elección tiene memorias y olvidos, como la del domingo. La estadística comparada dice que el correísmo partió del pasado, un voto duro en la costa, amarrada a un imaginario deseante del populismo clientelar. Ahí tuvieron 51,8 % (Guayas, Manabí y Los Ríos). Y total regional 63,7 %. Saben de la resistencia étnico-cultural a la Conaie. Martillaron a Lasso como banquero. Eso caló.

En la masa popular y clase media el término “banquero” es sinónimo de “persona no confiable”. CREO al no responderles la validó. No propuso un programa de unidad nacional que aglutine todos los sectores socioeconómicos. Y algo más: 1) los votantes jóvenes querían ver otro igual. 2) Hace 8 meses el exvicepresidente O. Sonnenholzner tuvo 20-22 % de aceptación como posible candidato a presidente. Él pudo dar lugar a la creación de un amplio frente de profesionales y capas medias como el de Roldós, de 1979. 3) Simpatizaban con eso amplios sectores. No era político, ni con pasado de corrupción. 4) Desbloqueaba resistencia en mujeres, capas populares y clase media. La derecha atacó como piraña esa posibilidad de candidatura. La mataron en la cuna. Hoy cosechan resultados del infanticidio prematuro. Yaku rompió el sectarismo de la Conaie: tendió puentes al mundo mestizo distanciándose del dogma maniqueo y etnocentrista indígena. Incorporó aspectos simbólicos-culturales modernos: saxofón, baile, preocupación por temas que interesan a los nuevos votantes, medio ambiente. Por eso ganó Yaku y no la Conaie. En el medio y largo plazo su unidad con UP (MPD) lo perjudicará. CREO aprenderá que los marqueteros no cambian realidades. El PSC, que una lista de ellos debe tener su candidato. El pueblo que acepta y valida la gestión municipal en Guayaquil rechaza que el PSC sea una organización política de empresaurios antes que de capas medias y populares. Debe cambiar, ir hacia esos sectores y posicionarse en el centro político, como lo hizo Nebot un tiempo. Romper nexos que lo perjudican: partido popular, si pretende ser el de más arrastre de Guayaquil-Guayas y Litoral. Falta mucho. Esto es solo un inicio. En fin, nos queda la frase: “Un pueblo que elige corruptos, impostores, ladrones y traidores, no es víctima, es cómplice” (George Orwell).