Arborización con planificación

  Columnas

Arborización con planificación

Una guía sobre qué árboles sembrar es urgente. Plantar con desconocimiento puede resultar catastrófico, por el daño a la infraestructura de los servicios.

La arborización de una ciudad como Guayaquil, que necesita una inmediata oxigenación para no seguir quemándose en las brasas del concreto y el asfalto, requiere de algo más queuna ordenanza municipal que regule el manejo y la gestión de los espacios verdes de uso público y el arbolado urbano.

La ciudad exige una decisión política yun plan integral, con el consenso de expertos, que estéanexado a la planificación urbana, que permita plantar el verdor en todos los espacios posibles y hacer que a futuro otros sitios ahora ocupados, se conviertan en pulmones emergentes para reducir el calentamiento local.

Lo difícil no está en aprobar una ordenanza, sino en que esta se respete y se cumpla para el bienestar ciudadano. No solo hablo de los habitantes de la urbe, con poca conciencia de la importancia de tener zonas verdes y boscosas y el cuidado que estas demandan de todos; sino del propio Gobierno local, que planifica obras sin lugar para los árboles, o que si los pone, los descuida o se los deja a otros para que cumplan esa tarea.

El Municipio resalta la siembra de 4.000 árboles en el 2021 como una gran hazaña.La cifra sería significativa si el año no tuviese 365 días y la ciudad contara con menos de un millón de habitantes. Pero Guayaquilse acerca a los tres millones y tieneuna tasa promedio de crecimiento poblacional del 2,70 %, por lo que demanda más viviendas y también más planificación en todos los sectores.

Hay proyectos urbanísticos que bajo la promoción de ser ecológicos, venden casas con un árbol plantado en las aceras, y a través de sus reglamentos internos obligan al comprador a cuidarlos. Pero lo que esas urbanizaciones no cuidan, y que el Municipio debería obligarlas a cuidar, es que la especie de árbol que planten no se convierta a futuro en un dolor de cabeza para los vecinos.

¿Cómo es posible que planten árboles encima de los ductos de drenajes o a escasos centímetros de las líneas de conexión de agua potable? Ahora, los vecinos que recibieron esos árboles discuten si son o no la especie indicada para esos espacios y si tienen que reemplazarlos. Ahí está el dilema.