Lo peor está por venir

  Columnas

Lo peor está por venir

"Vivimos la Tercera Guerra Mundial. Es biológica"

El 9 de enero de 2020, la OMS (Organización Mundial de la Salud) emitió un comunicado diciendo que las autoridades chinas les informaron que no era posible el contagio de coronavirus pues “no se transmite entre las personas”. La Dra. Li-Meng Yan, viróloga de la Escuela de Salud Pública de Hong Kong, al realizar las primeras investigaciones se enteró del virus mortal y acusó a Pekín de mentir y hacer “un encubrimiento extenso de su trabajo” pues este sí se transmite de persona a persona. Vivió escondida temiendo por su vida. Huyó de Hong Kong a EE. UU. para crear conciencia sobre la pandemia.

La sospechosa muerte (7/febrero/2020) del doctor Li-Wenliang, médico que advirtió sobre el coronavirus, ha provocado indignación pública y dolor sin precedentes en China. “No creo que haya estado difundiendo rumores. ¿No se ha convertido esto en realidad ahora?”, dijo su padre Li-Shuying a la BBC:

Recién el 29 de junio, 6 meses después de que recibiera la primera notificación sobre la aparición del virus que causaba neumonías atípicas en Wuhan (China), el director de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus, (político “progresista” de izquierda y gobernante de Eritrea) dijo: “Lo peor está por venir”, cuando el mortal virus deja ya más de 10 millones de contagios confirmados, medio millón de muertos y golpeadas las economías de todo el mundo, excepto de sus “amigos”. Es evidente la corrupción en la OMS amparada por el gobierno y el Partido Comunista chinos que, dizque por seguridad, admitió haber destruido muestras del virus. El gobierno comunista de China no permite que investigadores externos entren al país. Ante la respuesta inaceptable de China, Trump retiró a EE. UU. de la OMS y dejó de ser el donante número 1 con US$ 500 millones. Vivimos la Tercera Guerra Mundial. Es biológica. Intenta, destruir a EE. UU., a Occidente y principalmente a Donald Trump.

“El virus es mutante y de largo plazo. Higiene y distancia social”. Lávese las manos, cúbrase al estornudar, no salga, sea limpio (Elmer Huerta, peruano, Universidad George Washington).