Columnas

Luto musical en Ecuador

El 21 de septiembre de 2010, al conmemorarse 25 años de su triunfo en OTI, recibió una placa conmemorativa por la embajada en Madrid. Fue enterrado con su poncho, moño y alpargatas

El virus chino (coronavirus-COVID-19) ha asesinado a dos grandes cantantes. Luto musical en Ecuador. Francisco Xavier Ycaza Garcés, abogado. Nació en Guayaquil. Con poderosa voz y extraordinaria personalidad. Presidente (1986) de la Fraternidad Carlos Arijita, dedicados a la difusión del arte lírico-teatral. Magistrado de la Primera Sala de la Corte Suprema de Justicia. Director del Instituto de Ciencias Internacionales y Diplomacia de Guayaquil. Fue notario (24) y presidente del Colegio de Notarios. Vinculado al Prian, amigo, abogado y notario, trabajó para Álvaro Noboa Pontón en Promandato Global (1970). Fue mi amigo personal.

Jesús Humberto Fichamba Vásquez, nacido el 7 de febrero de 1947 en la parroquia rural Peguche, cantón Otavalo (Imbabura). Peguche significa vapor de agua sagrada que cae desde lo alto. Cantante indígena con aclamada participación en el XIV Festival de la OTI (1985), en Sevilla, España, cuando, por el terremoto, el exigente jurado de la OTI declaró empate técnico con la melodía que representaba a México. Pablo Salame miraba los pasos firmes, seguros y el gran despliegue escénico de Fichamba tras los ensayos en su casa de Los Ceibos, en Guayaquil. “La Pinta, la Niña y la Santa María”, letra y música de Luis Padilla Guevara, y arreglos de Gustavo Pacheco. Consta en el registro de la Sociedad de Autores de España y la empresa Hispavox. Fue para conmemorar 500 años del descubrimiento de América (1492). No hizo estudios musicales. Fue boxeador. Viajó por el mundo. Inició su vida artística en Guayaquil en junio de 1969. En 1983 grabó su primer disco titulado: Fichamba Internacional. En 1985 grabó su segundo disco, Soñando. Vivió un tiempo en Palma de Mallorca. Fue propietario de un cibercafé. En Nueva York cantaba en el restaurante Galápagos, en Queens, cerca de Eloy Alfaro Square. Entre 1990 y 2000 se presentó en ferias y festivales artísticos. En 1992 participó nuevamente en el Festival OTI con el tema Una canción para dos mundos. El 21 de septiembre de 2010, al conmemorarse 25 años de su triunfo en OTI, recibió una placa conmemorativa por la embajada en Madrid. Fue enterrado con su poncho, moño y alpargatas.