Columnas

Ecuador se desbarata con cuarentena y fiscalismo

"El ministro Richard Martínez gasta miles de millones de dólares pagando deudas usurpadas por Rafael Correa y su grupo. Nos endeuda más y evade las inversiones de riesgo"

“El gobierno no pide que pagues impuestos. Te lo ordena. Es la diferencia entre hacer el amor y ser violado. Te confisca tu patrimonio. Te mete a la cárcel si no pagas (Thomas Sowell, EE. UU., 1930)”. La solución no es fiscal. Es económica.

El IVA se introduce por primera vez en Francia (1953-1955) y posteriormente por la Unión Europea. Los gobiernos viven solo de los impuestos. Nada producen. Se originó en Francia (1925).

El juez John Marshall (Mc Culloch vs. Maryland 1819) dijo que “el poder de establecer impuestos, comporta el poder de destruir”.

En Guatemala el IVA se instituyó (1983) con Ríos Montt. Eliminó 300 impuestos, perjudiciales para el Estado y la población.

La crisis económica y social (con imparable desempleo) es causada por el “virus chino” desarrollado por el Partido Comunista. Ecuador se desbarata con la cuarentena y el fiscalismo. El ministro Richard Martínez gasta miles de millones de dólares pagando deudas usurpadas por Rafael Correa y su grupo. Nos endeuda más y evade las inversiones de riesgo. Hay que reactivar el consumo.

En 2018 el gobierno gastó US$ 13.879 millones. Pero en (diciembre 2019) cobró al pueblo US$ 14.269 millones. “Recaudamos US$ 390 millones adicionales más que en 2018: María Sol Andrade, directora del SRI”. El más alto de la historia

EE. UU. y Europa y Asia bajan impuestos para evitar recaídas en la economía.

Superadas la crisis y la cuarentena, que paralizan al Ecuador la primera medida que debe tomar el Gobierno es eliminar el IVA. Ahora es imposible. Abrir el país a la competencia. Aumentará la producción y la competencia.

En septiembre 2018 Lenín Moreno dijo en Tokio que Ecuador estaba abierto al mundo como “escenario ideal para la inversión, ofreciendo 114 contratos de inversión por US$ 9.400 millones, a los que se sumarán otros 22 en tramitación por US$ 886 millones”. Ofreció un portafolio de proyectos de inversión por US$ 32.000 millones en hidrocarburos, infraestructuras, agroalimentario y vivienda social.