Columnas

Cierre de canteras

'La clausura de las canteras beneficia la salud de los seres vivientes, humanos, animales y plantas'.

El nuevo año trajo actuaciones de autoridades que resultan beneficiosas para las familias que, en un número bastante considerable, viven en el sector aledaño a los cerros donde se encuentran los bosques protectores de la ciudad y que sirven de preservación de especies endémicas de flora y fauna, así como de regulador para controlar la afectación y degradación del medio ambiente.

Por mucho tiempo los habitantes de las ciudadelas Ferroviaria, Bellavista, El Paraíso, Miraflores, Los Ceibos, Ave. Barcelona y los habitantes del oeste de la ciudad, así como las ciudadelas y urbanizaciones que se encuentran en la vía a la costa, como Puerto Azul, y todas las que en esa zona se han desarrollado en gran número, se han quejado de los perjuicios que producen las canteras ubicadas en el sector de los cerros con bosques protectores. No solo por los efectos de las explosiones continuas y constantes que se producen para dinamitar la roca, y que resquebrajan la losa, quiebran vidrios y fisuran paredes, sino porque producen contaminación del aire con partículas de polvo, cemento y demás contaminantes que afecta a la salud de los habitantes de esa área, que ya adolecen de enfermedades broncopulmonares, respiratorias y alérgicas a causa del aire contaminado que se respira.

Ante este gran mal, el 2 de enero de 2020 la alcaldesa de Guayaquil dio una gran solución: la clausura definitiva de aproximadamente 29 canteras que contaminaban y destruían el medio ambiente. Esta actitud firme y decidida de Cinthya Viteri ha sido muy aplaudida por la ciudadanía de la zona.

Estamos seguros de que las autoridades gubernamentales minera y ambiental apoyarán la medida y no se pretenderá, como en el gobierno anterior, argumentar que prevalece su jerarquía para eliminar los requisitos y prohibiciones y así permitir a los dueños de canteras operar en el cantón Guayaquil cuando la jurisdicción y competencia es del Municipio y la medida de clausurar las canteras beneficia la salud de los seres vivientes, humanos, animales y plantas, así como a la preservación y conservación del medio ambiente.