Columnas

¿Y dónde está el piloto?

"Ya no hay excusa para que no se nos diga qué transportaron los aviones: el Gobierno ya cambió"

Constituye una excelente señal la aprobación del reglamento que norma el uso de los aviones presidenciales. Pero esto pone el dedo en la llaga, pues la obligación de difundir el número de viajeros, la carga, la ruta del vuelo y el destino del viaje, pone en evidencia -precisamente- lo que no se hizo durante la década saqueada. Porque los aviones presidenciales tuvieron un total de 214 desplazamientos, sin objetivo preciso y sin conocer si se hicieron para actividades oficiales. Sin registro de peso, carga y equipaje, ni número de pasajeros. De hecho -según informe de Contraloría enviado a la Fiscalía con indicios de responsabilidad penal- hubo vuelos no tripulados de 45 minutos: solo el tiempo para descargar. ¿Qué descargaban?.

Y el mejor indicio de lo que hacían, son los viajes a paraísos fiscales como Panamá, Barbados, Trinidad/Tobago, Guyana, Granada, Bahamas, Belice, Emiratos Árabes y Luxemburgo, a los cuales no había razón para hacer vuelos oficiales. Salvo que -piensa mal y acertarás- los aviones fueran utilizados para sacar parte de los setenta mil millones de dólares que -según estimación del BID- Ecuador perdió en manos de una banda de delincuentes que sigue influyendo en la política nacional.

Tenemos un país en el cual faltan medicinas, respiradores y oxígeno. Donde muchos han muerto por falta de atención médica. Ya no hay excusa para que no se nos diga qué transportaron los aviones: el Gobierno ya cambió. Por eso la pregunta no solo es ¿y dónde está el piloto?, sino por qué no se informa al país sobre las investigaciones.

Fuentes del gobierno de Ecuador confirmaron a CNN en junio/2019 que la Fiscalía, asistida por expertos informáticos del Departamento de Justicia de EE.UU. y del FBI, logró desencriptar los equipos informáticos de Ola Bini, el programador sueco vinculado a Assange. ¿No se les puede preguntar si ahí había información sobre el dinero robado a los pobres de este país?

Tenemos derecho a saber si los dólares que se necesitan para salvar la vida de tantos, se encuentran reposando en esos paraísos fiscales a los que volaron los aviones.