A nadie le importa un carajo

  Columnas

A nadie le importa un carajo

¿Alguien propondrá la reforma? Naaa. A nadie le importa un carajo que cada vez tengamos una Asamblea peor que la anterior

Ya está. Comienzan a aparecer faranduleros y payasos de la pantalla chica en las listas de futuras autoridades seccionales. De una vez, ¿por qué no mejor cada canal presenta su lista, escogida entre los mejores programas de farándula?

¿Augura esto la posibilidad de unos mejores concejos municipales y, en futuro, de una mejor Asamblea? Nones. “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, dijo Albert Einsten. Pero como a los partidos lo que les interesa no es tener concejales o legisladores, sino el mayor número posible de aplastabotones que obedezcan órdenes, seguirán haciendo lo mismo. Para pensar, basta y sobra el dueño de cada partido.

¿Hay esperanza alguna de cambio? No. Cada Congreso es peor que el anterior. Hemos tenido desde futbolistas hasta cantantes y marchistas (dizque) legislando. Eso explica la porquería de leyes que tenemos.

Si está claro que al Congreso se va a redactar textos legales, ¿por qué el público vota por semejantes personajes? El votante no tiene opción, dirá alguien. Eso es cierto. Entonces hay que encontrar la forma de obligar a los dueños de los partidos a poner candidatos idóneos.

“Hay que reformar la ley electoral”, repite todo el mundo. Chévere. Pero... ¿en qué consistiría la reforma? ¿Cómo lograr que quienes integran las listas sean realmente capaces de hacer bien su trabajo?

“Hay que exigir título de tercer nivel”, dirá otro. Stop. Prohibido. Ya el Oráculo de Delfos (mal llamado Corte Constitucional) dijo que es “discriminatorio”. Además, conozco portadores de títulos de cuarto nivel incapaces de redactar una disculpa a su novia.

Encima (y esto es lo más grave), las reformas legales en materia electoral están prohibidas un año antes de las elecciones. La única salida para que la reforma no sea ‘electoral’, es cambiar la ley de la Asamblea para que los elegidos no puedan posesionarse sin pasar un examen de redacción legal ante una comisión de alto nivel.

Así los dueños de los partidos tendrán que candidatizar a personas capaces de pasar el examen o pierden la curul.

¿Alguien propondrá la reforma? Naaa. A nadie le importa un carajo que cada vez tengamos una Asamblea peor que la anterior.