Columnas

¡Feliz día Mashi!

"La falta de estos recursos ocasiona la muerte de mucha gente"

En su edición digital de noviembre 10/2019, diario El País reseña como, con los ingresos obtenidos por la explotación petrolera, en Noruega se creó hace 23 años un fondo de inversión que hoy es el mayor fondo soberano del mundo. Y del cual a cada noruego le tocan cerca de 200.000 euros. Eso es lo que la gente inteligente hace: ahorrar para las contingencias. Chile sufrió daños por $ 30 mil millones en el terremoto del 2010, pero pudo paliar las consecuencias gracias a su fondo de $ 33 mil millones.

Antes de que llegara el mamarracho, en Ecuador existía el FAC (Fondo de Ahorro y Contingencia), con un 2,5 % del PIB para gastos por catástrofes y emergencias declaradas. Con un PIB de 103 mil millones, eso representaría hoy la bicoca de 2.575 millones de dólares. Ese sería el disponible para comprar los test, respiradores, ambulancias y medicinas, si el Alí Rafá belga no lo hubiera suprimido.

La falta de estos recursos ocasiona la muerte de mucha gente. ¿Es (a) Carlitos responsable de esas muertes? Por supuesto que sí. Del ejercicio del gobierno pueden derivar responsabilidades de carácter penal. Si no fuese así, el art. 129 que regula la censura y la destitución del presidente, no diría que: “Si de la censura se derivan indicios de responsabilidad penal, se dispondrá que el asunto pase a conocimiento… del juez competente”. Y el COIP en su artículo 81 dispone que: “La persona que, como parte de un ataque generalizado (generalizar es “hacer algo público o común”) …imponga condiciones de vida que afecten la supervivencia, incluida la privación de alimentos, medicinas u otros bienes considerados indispensables, encaminados a la destrucción de una población civil o una parte de ella, será sancionada con pena privativa de libertad de veintiséis a treinta años”.

Esos 30 años son el mínimo que merece (a) Carlitos por ocasionar la muerte de tanta gente al desaparecer los fondos de contingencia que hubieran podido salvarlos; y no los 8 tiernos añitos que le van a imponer mañana de regalo de cumpleaños y que le permitirán salir en 2 patadas si lo apresan. ¡Feliz día Mashi!