La tarea del 2022

  Columnas

La tarea del 2022

Es por esto que la real tarea del 2022 es la reforma laboral, de eso depende el futuro del país.

El año 2022 se presenta desafiante. El país tiene grandes posibilidades de avanzar y crear las bases de una importante expansión. El Gobierno deberá enfrentar, entre otras aristas, las siguientes: laboral, fiscal, seguridad social, narcotráfico, comercio externo (logística), sanitario-pandemia, desnutrición infantil, educación, poder judicial y política interna. Hay más temas, pero creo que estos son importantes y urgentes a la vez. Si de todas hubiera que enfatizar una, yo escogería la laboral. Ampliar el empleo formal tiene un impacto en casi todas las demás. Para lograr eso es esencial una reforma que estimule la creación de empleo, donde el beneficio del éxito sea compartido entre el empleador y el trabajador, pero también lo sea el riesgo del fracaso. Emprender implica una mayor probabilidad de fracasar que de tener éxito, así son las estadísticas.

Si los políticos y representantes laborales no apoyan un régimen diferenciado, será muy difícil ampliar la base de afiliados al IESS, lo cual es indispensable para buscar resolver la crisis previsional. Sin más empleo formal, no será posible ampliar la base de contribuyentes, y en el caso de la seguridad interna, exigiría más recursos fiscales. Así, podríamos enumerar el impacto favorable del empleo formal en cada tema del país.

Ojalá se pudiera entender que la nación que reaccionó más rápidamente ante la pandemia para volver a los niveles de empleo anteriores a esta fue Estados Unidos. La clave es la reducción de las barreras de salida. En una economía donde las barreras para la disminución de la plantilla son bajas frente a choques externos, cuando el choque externo desaparece, rápidamente se regresa a los niveles de empleo previos. Más aún, el estímulo para contratación provocado por pequeños y medianos emprendimientos es enorme. En aquellas economías, como muchas europeas, donde las barreras de reducción son altas, las empresas afrontan la quiebra o el Estado debe sostenerlas con un costo inmenso para los más vulnerables. Es por esto que la real tarea del 2022 es la reforma laboral, de eso depende el futuro del país.