Columnas

Exportar agua cruda

"La forma más eficiente de crear valor económico es vender agua transformada en productos agrícolas de alto valor exportable"

Hace pocos días empezó a reportarse, para efectos de transacción bursátil, un índice relacionado con el precio del agua basado en cinco cuencas hidrográficas del estado de California. A diferencia de otras materias primas como café, cacao o petróleo, en este caso la cotización es una referencia que no termina con la entrega del producto (agua). Es fundamentalmente un instrumento de cobertura (hedge) para quienes utilizan agua físicamente, como agricultores, y desde luego un instrumento de especulación para inversionistas. Los especuladores en este mercado son esenciales para la generación de liquidez.

Al igual que con cualquier índice: el DOW, el FTSE, en el caso del que hacemos referencia, el NQH2O, cualquier inversionista puede comprar o vender, dependiendo de qué cree que pasará con el valor del agua en esas cuencas hidrográficas.

Unos días después de conocerse la noticia, el candidato presidencial Yaku Pérez sugirió que en su gobierno el país no vendería más barriles de petróleo sino barriles de agua. Posiblemente pensó que ya se estaba negociando físicamente agua en el Chicago Mercantile Exchange, lo cual no es exactamente el caso. Sin embargo, imaginemos que el mercado fuera de físicos, al precio de cierre del primer día ($ 486,53) el contrato de “un acre pie”, transformado a barriles (del mismo volumen de petróleo) representaría $ 0,0588 el barril de agua. Costaría infinitamente más el transporte que el producto; es decir don Yaku, costarían más los huevos que la tortilla.

La forma más eficiente de potenciar exponencialmente el valor del agua es utilizarla como materia prima para generar producción agrícola exportable de alta calidad, y así vender la tortilla más cara que los huevos. Ahí es donde se genera valor económico, empleo y crecimiento.

Como nota final, Ecuador exporta agua de alta calidad como producto final al consumidor, con marca reconocida y muy apreciada, no como materia prima, ya desde hace algunos años. Por cierto don Yaku, ojo con el costo de la energía: cuánto más baje el costo de la energía, menor será el valor del agua. Será otra columna.