Columnas

Test político del coronavirus

'Resultó ser también un test político para medir la capacidad de respuesta de gobernantes y autoridades del mundo frente a la emergencia'.

La pandemia que azota al mundo ha causado miles de víctimas en todas partes, pese a la advertencia temprana que hizo el gobierno chino, donde se originó, respecto a la gravedad y alto riesgo de contagio, lo que resultó ser también un test político para medir la capacidad de respuesta de gobernantes y autoridades del mundo frente a la emergencia.

En Italia fue un error limitar la movilidad solo de los originarios de las tres regiones más afectadas y no en todo el país, lo que derivó en el más alto caso de infectados, luego de China, y una elevada cifra de muertos, tras lo cual la veda de prohibir los espectáculos públicos hizo que los encuentros de fútbol de la Liga Europea de desarrollaran sin público, al principio, y después se postergaran.

En EE.UU., el presidente Trump cerró los aeropuertos a vuelos europeos cuando la pandemia se hizo al parecer incontrolable y aumentaron los casos de afectados, especialmente en Nueva York y California.

A Ecuador, la pandemia la trajo la ecuatoriana que vino a visitar a sus familiares de Guayaquil y Babahoyo, y el mayor número de casos los tiene este Puerto. Y aquí, el jueves anterior se dio un increíble y peligroso hecho: la orden dada por la alcaldesa Cynthia Viteri, por la cual camionetas y vehículos de la Autoridad de Tránsito Municipal trataron de impedir el aterrizaje de una aeronave de Iberia que, sin pasajeros y con debida autorización del gobierno, venía a llevar de vuelta a España a 200 turistas.

La aeronave logró aterrizar, pero su tripulación no tocó tierra y fue obligada a reemprender el vuelo sin cumplir su objetivo humanitario. La situación de los extranjeros se ha tornado grave por escasez de recursos, sin que se conozca cuándo se reabrirán vuelos que les permitan retornar a sus países.

La alcaldesa, ante las críticas ha respondido fastidiada y actuando como madre sobreprotectora: “Hagan lo que quieran. Yo tengo que proteger a Guayaquil, no proteger una imagen política. A Guayaquil iban a llegar dos días una tripulación europea… para contagiar y poner en riesgo a hombres, mujeres y niños que debo proteger… Para eso me eligieron, para eso estoy a la cabeza… Yo tengo que actuar, que tomar decisiones”. Que se pongan a pensar quienes la eligieron para el cargo.