Guantánamo, el punto ciego

  Columnas

Guantánamo, el punto ciego

La cadena noticiosa alemana DW, que además nos regala día a día documentales extraordinarios en su sencillez, a 20 años de haberse creado ese bárbaro centro de reclusión que los EE. UU. mantiene en la base de Guantánamo, en territorio cubano como muchas otras bases militares alrededor del mundo. Pero respecto de esta, hace varios años se suscitó una enorme conmoción cuando se rebelaron las graves humillaciones y formas de tortura psíquica a que eran sometidos usualmente los presos en ella, al margen de toda garantía procesal o expediente de derecho. Tras ello, la administración de Obama, de la cual era vicepresidente Biden, prometió desmantelarla progresivamente, lo que no hizo, ni tampoco Trump, ni Biden.

Indaga ahora la emisora alemana, con razón y sustento moral, porque esta es la Alemania grande y limpia que acaba de dejar Angela Merkel, la del sueño europeo de los migrantes sirios y del Oriente Medio, como si fueran enviados por el mismísimo Profeta, mientras que acá el sueño americano se ensombrece y pende todavía como la espada de Damocles sobre el cuello de Julian Assange por haber revelado crímenes de guerra cometidos por las fuerzas norteamericanas en Irak, como si los motivos de la guerra desatada contra Sadam Huseín no hubieran sido desde el comienzo una farsa que nadie ignorara. El panel que en tan mala forma presentara nuestra compatriota Ruth del Salto sobre Assange en su programa de la NTN24 al comienzo de esta semana solo nos mostró que está verde todavía para abordar con el rigor intelectual que se debe, temas como este. Pero nos dio la buena nueva de los dos hijos que engendró Assange con su pareja australiana mientras estuvo asilado en la embajada de Ecuador en Londres, además de mostrarnos en vivo la burda explicación de Lenín Moreno para justificar el vergonzoso acto de dar por terminado el asilo, a raíz de lo cual el célebre comunicador fue detenido.

Habiendo el gobierno norteamericano pedido al Reino Unido la extradición de Assange para ser juzgado, nada menos que por espionaje, ¿será su destino pasar por el infierno de Guantánamo para ser vejado a escondidas, a los ojos de todo el mundo?