Columnas

Federalismo para niños

Bajo tales circunstancias no se puede acusar a los hijos mayores de procurar romper la unidad familiar al tomar el control de sus vidas en lo económico, salud, educación, etc.

Mucho se discute sobre el modelo federal en estos días, razón por la cual procuraré explicarlo a través de un ejemplo sencillo, doméstico.

El modelo centralista es como el padre abusivo que le pide a sus hijos mayores de edad que le entreguen gran parte de su sueldo para cubrir los gastos de servicios básicos, alimentación y educación familiar. Llegado el fin de mes, resulta que el padre se lo echó todo encima, entre tanto la familia no tiene para comer, debe pensiones escolares y/o universitarias, tiene los servicios básicos cortados, etc. Entre tanto, la familia se lamenta de la situación de pobreza y miseria en la que se encuentra sumergida por la voracidad del mal padre.

En el modelo federativo los hijos mayores manejan sus propios recursos, contribuyen con el pago de los servicios básicos de la casa, ayudan a la educación del hermanito así como en los gastos de alimentación y cuidados de toda la familia, evitando el abuso, empobrecimiento, hambre, maltrato y descuido de la familia por parte del padre abusivo, el que se ve impedido de seguir apropiándose y mal utilizando el dinero familiar.

Bajo tales circunstancias no se puede acusar a los hijos mayores de procurar romper la unidad familiar al tomar el control de sus vidas en lo económico, salud, educación, etc. Todo lo contrario, el resultado es el mejoramiento de la calidad de vida familiar al tener sus necesidades cubiertas, satisfechas; en resumen, una familia próspera en la unidad y solidaridad.

Dadas así las cosas, cabe preguntarle a los candidatos presidenciales y a asambleístas: con base en el ejemplo dado, ¿qué tipo de modelo de gestión escogería? Sería interesante y revelador obtener las respuestas para saber la verdadera motivación de su candidatura. Y también el modelo de gestión que desarrollaría, tentativamente, en caso de llegar al poder en la Presidencia, o el tipo de leyes que generaría desde la Legislatura.

Guardo la esperanza de que con este ejemplo haya cada vez más adeptos al modelo federativo, por lo menos eso daría a suponer la lógica ya que este se ha realizado como para que lo entiendan hasta los niños.