Ecuador está solo, pero está de moda

  Columnas

Ecuador está solo, pero está de moda

...todos los países vecinos están con grandes inseguridades para inversiones empresariales y sus economías no son tan atractivas para fondos extranjeros...’.

Esta semana funcionarios de Corea del Sur entablaron conversaciones con colegas del gobierno Chino. Seguro comenzarán negocios entre ellos aprovechando oportunidades. Son pragmáticos.

Veamos qué pasa por acá:

No es un secreto que los países vecinos a Ecuador han tomado caminos políticos diferentes. Chile se juega una política cuyo triunfo será sacar adelante una Constitución que en las primeras instancias de cambio fracasó. Perú tiene el peso de cambiar ministros cada instante sin prometer continuidad en nada. Colombia está con un país empresarial asustado por una reforma tributaria que traerá mucho inconformismo. Brasil enfrenta una próxima elección donde Lula tiene aspiraciones grandes. Argentina se calmó un poco después del atentado a la vicepresidenta, quien ya veía a la Fiscalía acercarse, pero pronto se calentará. Venezuela ha dejado de ser mencionada por EE. UU. y por Rusia, pero aún con muchas dudas para invertir allí.

Como se observa, todos los países vecinos están con grandes inseguridades para inversiones empresariales y sus economías no son tan atractivas para fondos extranjeros, dado que la regulación de esos países puede cambiar en cualquier momento. No existe mayor enemigo para la inversión que el cambio regulatorio.

No entremos a discutir la suerte de esos países y las razones de su actual momento político. Seamos pragmáticos. En el presente Ecuador es, dentro del Cono Sur, el país que más ofrece seguridad regulatoria a la inversión. Esa situación debe ser aprovechada y no se puede dejar pasar. Los capitales extranjeros que salen asustados de los países vecinos están buscando a dónde irse. Muchos escogen Miami, otros Panamá, algunos más osados ya ven a España como un lugar donde la familia puede crecer.

La meta es que vean a Ecuador como destino de la inversión. El Gobierno ya ha implementado un marco regulatorio donde se brinda seguridad. 18 millones de habitantes no es una suma despreciable. Pero lo realmente importante es ofrecer ser el país donde los inversionistas extranjeros constituyan su domicilio andino o latino, desde donde manejen toda su operación para el Cono Sur. Es bien conocido que México, Argentina y Colombia hoy tienen ese lugar para esas empresas grandes que centran la operación en un solo país y de allí ordenan el mercado de Latam. Pero, la verdad, hoy la falta de consistencia regulatoria los hace riesgosos.

El mensaje es que se debe trabajar con diplomacia empresarial e ir por esa inversión para que vean a Ecuador en su buen momento para invertir. Hay que sacar el mayor provecho de la debilidad del vecindario y competir por esa inversión que permitiría que realmente estemos de moda.

Le corresponde también al empresariado ecuatoriano hacer su parte. Aliarse con extranjeros. Pensar en fusiones andinas. Vender empresas y reinvertir en negocios lucrativos en el mercado local, viendo los negocios del siglo 21 de mano de todas esas incubadoras que llevan a Unicornios.

Momento de sacar el maletín y salir e invitar a invertir en Ecuador. Como decía Vito Corleone: “No es personal, son negocios”.

Otra cosa: el reguetón es un género que ha puesto lo latino en un buen lugar. Pero les recomiendo a Zane Lowe, mezclas modernas.