¿Quién queda debiendo?

  Columnas

¿Quién queda debiendo?

Aprendiendo del pasado, enfoquemos el presente para que cada dólar que sale de nuestro bolsillo sea invertido de manera adecuada y de retorno al ciudadano’.

El presidente nos anunció la noche del jueves ciertos detalles de la megaley Creando Oportunidades que, mientras escribo este artículo, se presta a ser presentada ante la Asamblea. En ella se anuncia la eliminación del impuesto del 2 % a microempresarios y el RISE, reemplazado por una tabla de simplificación para que quienes facturan hasta $ 20 mil anuales paguen $ 60 al año, y así, en una tabla progresiva. Eliminación de impuesto a la herencia para cónyuge e hijos. Incentivos tributarios para apoyar el deporte, la cultura, el medio ambiente.

Por otro lado, se anuncia un impuesto “temporal” al patrimonio, una contribución “temporal” a sociedades en función de su patrimonio, así como un incremento temporal de impuestos a quienes ganen por encima de $ 2.000 al mes. También se anuncia la creación de una secretaría de Alianzas Público-Privadas. De manera sustancial, se presentan reformas laborales que permitirían facilitar y destrabar la contratación laboral por distintas vías. En palabras del presidente, el mundo no es el mismo que al momento de la creación del Código Laboral actual, y “nos guste o no”, tenemos que actualizar el esquema a cómo funciona el mundo hoy. Finalmente, se anuncia la eliminación de IVA e ICE a ciertos productos, entre otros asuntos que no caben en este espacio.

A su vez, el secretario de Planificación presentó el plan cuatrianual, de 122 páginas, donde se diseña el camino proyectado por la visión del equipo del mandatario. El análisis del plan para otro artículo. Pero, entre mis letras, puntos, espacios y comas, falta ver dónde presentan la reducción del tamaño del Estado, pues su dimensión no es sostenible y por eso, se podría comprender, las contribuciones adicionales temporales. Eso debería verse en el presupuesto del 2022.

Frente al anuncio del presidente y sin conocer aún el proyecto de ley al detalle, hay asambleístas y autoridades que descartan, incluso, la evaluación de la ley por denominarla inconstitucional, incalificable por el CAL, en resumen, antitodo.

Frente a la apremiante situación económica no podemos darnos el lujo de que estas personas descarten, casi por capricho, soluciones que pueden ser viables para mejorar la calidad de vida del votante y sus relacionados. El Ecuador debe entrar a una fase de profundo análisis y debate, donde prime una salida realista. No podemos seguir con una dinámica de que el ciudadano termina pagando todas las malas decisiones y corrupciones gubernamentales. Tornemos la mirada sino, a la reconstrucción de Manabí posterior al terremoto y el destino que, los grandes elocuentes de la justicia social, le dieron a millonarias cantidades de dinero del bolsillo ecuatoriano y préstamos al extranjero. Algo para no olvidar jamás.

Aprendiendo del pasado, enfoquemos el presente para que cada dólar que sale de nuestro bolsillo sea invertido de manera adecuada y de retorno al ciudadano. La vacunación 9/100 es un gran precedente. El presidente Lasso apela a “encontrarnos”, ha manifestado su respeto a las dirigencias de distintos matices, es de esperarse que la comunidad haga lo mismo, que se dejen los discursos demagogos que se olvidan con empanadas, fondos robados y obras incumplidas; que impere la ética de trabajo y de servicio al país, si no ¿quién queda debiendo?