Columnas

Los piratas del siglo XXI

"El prófugo nos vendió como esclavos a China, quienes hoy están dejando la basura en nuestras costas y llevándose nuestras riquezas"

Recuerdo que con mucho entusiasmo se celebró la firma de la Convención de las Naciones Unidas del Derecho del Mar, Convemar, en el año 2012, y según los expertos cabía la posibilidad, en un plazo de diez años, de modificar ciertos aspectos y ampliar la plataforma continental hasta 3.500 millas. Nada de ello ha ocurrido, más bien, durante estos ocho años nos han invadido, varias veces, flotas pesqueras chinas, explotando ilegal e ilegítimamente nuestra riqueza marina, poniendo en riesgo especies protegidas que pueden fácilmente extinguirse y violando normas jurídicas estipuladas en tratados internacionales que tanto Ecuador como China han suscrito.

La diplomacia no ha sido suficiente. En realidad no creo que hayamos tenido diplomacia alguna, especialmente en el gobierno del prófugo, que desde su supuesta diplomacia diseñó una relación Ecuador-China densa, secreta, desigual, abusiva e indigna.

De acuerdo con la investigación periodística realizada por el portal Mil Hojas, los contratos con China le permiten a esa nación manejar nuestras cuentas, embargar nuestra mercadería en cualquier parte del mundo que se encuentre, hacer préstamos a altísimas tasas de interés, y se ha permitido sugerir que se limpie todo rastro de estas convenciones que puedan constar en informes de la Contraloría General del Estado. Además comprometió 181 millones de barriles de petróleo para entregarse desde el 2018 hasta el 2026.

Rafael Correa se llenaba la boca (no sabemos si los bolsillos también) con discursos narcisistas en los que enunciaba frecuentemente la palabra soberanía, lo que terminó siendo un verdadero cuento chino.

El prófugo nos vendió como esclavos a China, quienes hoy están dejando la basura en nuestras costas y llevándose nuestras riquezas.

Yo espero que por esta infamia también sea procesado y sentenciado junto a sus siervos fundamentalistas. Así como espero que estos piratas del Oriente se vayan pronto de nuestras Islas Encantadas.