Columnas

¿Es usted jefe?

'Ser jefe es una tarea de alta responsabilidad, se lidera no solo la gestión de recursos, sino el desarrollo de gente que desea hacer bien al país, honrada y responsablemente'.

Nuestras playas fueron la evidencia de cuán ineficientes han sido y son los alcaldes de los cantones de la provincia de Santa Elena. ¿Para qué buscan la alcaldía si después de llegar al cargo responden cualquier cosa cuando no saben desempeñarse bien? O lo que es peor, buscan una cabeza para exhibir como responsable de sus falencias. Me refiero al anuncio que hicieran el ministro de Ambiente y el alcalde de Salinas, de separar de su cargo a la responsable de mantener limpio el canal de desfogue de aguas.

¿Acaso Salinas y ciertas playas de esa provincia no se han caracterizado por estas crisis ambientales antes? ¿Acaso Salinas es ejemplo de orden, progreso comunitario o turismo profesional?

Han sido cientos de quejas, planteadas por turistas y residentes durante los fines de semana por el volumen alto en el malecón y exceso de bebidas alcohólicas que provocan caos. No sé qué concepto de administración pública tienen sus autoridades y no sé tampoco si todos los propietarios pagan sus impuestos.

Si no es buen alcalde, váyase a su casa; si no quiere aprender, váyase a su casa y, si de paso, despide a alguien que usted no controló ni motivó a ser mejor servidor público, jamás será un buen jefe.

Ser jefe es una tarea de alta responsabilidad, se lidera no solo la gestión de recursos, sino el desarrollo de gente que desea hacer bien al país, honrada y responsablemente. En cambio, no son pocos los que bajo el criterio de que “ahora me toca a mí” o “el tren pasa una sola vez”, asaltan, con cierta legalidad, las arcas públicas con prisa y doble moral.

Pasa en la empresa privada también. Conocí el caso de una dizque jefa que se acercó a su subalterna para ganarse su confianza, para luego ir a la jefa de todo el grupo a contarle aquellas cosas que con facilidad pudo enterarse y las presentó como ineficiencias de su compañera. ¿Envidia o miedo de ser superada? ¿Las jefaturas están listas para detectar estas invisibles perversidades que enlodan el desarrollo humano?

Conozco a muy pocos líderes con esa responsabilidad ética.

¿Usted, si es jefe, a cuántos de sus empleados les ha mejorado la vida con motivación, ejemplo y capacitación?