Columnas

Generaciones condenadas

¿Qué podemos hacer?

El viernes pasado se produjo una balacera en la Av. Juan Tanca Marengo producto de una persecución policial y de ello resultó un fallecido, varón menor de edad, acusado de robo y asalto. Cabe anotar que ruedan vídeos en los que se nota claramente cómo la banda operaba en el sector.

Asimismo, rueda un vídeo a través del cual se amenaza al policía que dispara y al fiscal por no procesar al agente.

Hace unas semanas, en la Ruta del Sol han sucedido eventos graves de delincuencia. Ladrones usan tácticas para que el vehículo se detenga, luego corchan el paso, se bajan del auto, se acercan encapuchados y armados, te roban, te amarran y dejan botadas en la carretera a las víctimas. Conozco de cerca tres historias con este método. Hasta hoy la Policía, sea porque ni sabe o no puede, o no termina de investigar, no recupera los objetos robados ni identifica a delincuentes.

Por otro lado, se exhibe un video en el que se ve cómo asaltan a unas personas que están aparcadas en la ciudadela Guayacanes y les quitan todo. En este caso la Policía los detuvo e identificaron a una persona menor de edad como parte de la banda.

El programa municipal de desintoxicación de drogas ha encontrado cifras alarmantes de muchachos al borde de la muerte o de daños cerebrales por el uso de drogas, en su mayoría adolescentes.

El sector de Educación del gobierno central, en algunas declaraciones públicas ha reconocido que muchos jóvenes forman parte del microtráfico y no solo como consumidores, sino traficantes.

El nivel de violencia que encontramos en ciertos jóvenes mendigos es preocupante, y eso, sumado a que la mendicidad no está atendida por las autoridades competentes, permite que se den novedosas formas de delincuencia en la calle, a vista y paciencia de todo mundo.

Sí, así están algunos jóvenes, atrapados en un círculo de estupefacientes, vendiendo y consumiendo, víctimas de un puñado de adultos con poder, público y privado, que tomó decisiones terriblemente equivocadas. ¿Qué podemos hacer?