Columnas

Cristiano Ronaldo y el agua

¡Qué bueno saber que hay gente que no le pone precio a sus convicciones! ¡Qué bueno por ese gol al dinero a cambio de mantener integridad!

Es el máximo goleador de la copa europea; se trata de Cristiano Ronaldo, quien al sentarse en su puesto en una rueda de prensa, retiró dos botellas de Coca Cola con un mensaje corporal firme y casi molesto. Miró las botellas con disgusto. Después alzó la mirada como quien busca responsable o identidad de quién colocó el refresco ahí, para luego, estirando su brazo, alcanzar una botella de agua. La alzó -como quien hace un brindis- y dijo: “agua”.

A los pocos instantes, y según el mercado bursátil, la empresa perdió un importante porcentaje por cada acción, llegando a establecerse una pérdida en dólares de cuatro mil millones.

Por otro lado, el famoso futbolista portugués no ha perdido oportunidad de hablar acerca de lo importante que es tener una vida sana, lejos de grasas y excesos de azúcar; básicamente, lejos de bebidas gaseosas endulzadas. Asimismo, e igual de famoso, el evento deportivo de la Copa Europea ha necesitado de auspiciantes internacionales con marcas posicionadas, capaces de pagar, a cambio de publicidad, los costos de la realización del evento. No es novedad, sucede en casi todos los eventos y, sin auspicios, cualquier cosa es difícil.

Pero lo que se destaca aquí es la singularidad del personaje. Cristiano, según la prensa internacional deportiva, es el goleador número uno de la historia europea, superando al francés Platini, que marcó hasta nueve goles. Hoy el portugués suma once goles de veintidós partidos; más los cuatrocientos cincuenta goles del Real Madrid y otras tantas conquistas, es casi el rey mundial del fútbol. Un rey que no quiere que los niños, incluso los suyos, beban sodas.

¿Por qué entonces ponerle las botellas en su asiento? ¿Por qué no manejar con respeto el auspicio y la convicción propia del deportista? ¿Cuánto más hubiera pagado la bebida por permanecer cerca de su imagen?

¡Qué bueno saber que hay gente que no le pone precio a sus convicciones! ¡Qué bueno por ese gol al dinero a cambio de mantener integridad!