Columnas

Universidades: buena iniciativa presidencial

Mi primera reflexión fue que el presidente le da alta importancia al tema que tiene que ver con la estructura y la evolución ética, cognitiva, profesional...

En el transcurso de esta semana, el presidente Guillermo Lasso entregó personalmente a la Asamblea Nacional un Proyecto de Reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES). Mi primera reflexión fue que el presidente le da alta importancia al tema que tiene que ver con la estructura y la evolución ética, cognitiva, profesional y científica de todos los ecuatorianos y, por lo tanto, del futuro de nuestro país. También constaté que al poner su propuesta a disposición de la Asamblea está respetando la democracia, sabiendo que se multiplicarán los puntos de vista, inclusive adversos, y que debemos encontrar un camino consensuado.

Otras reflexiones positivas:

1) Se sustenta en la Constitución vigente y un agudo y preciso diagnóstico de sus principales falencias desde el origen de la LOES (2010), que fue en parte mejorada por el gobierno anterior, persistiendo aún efectos dañinos como “un proceso de centralización burocrática e ideológica, contrario al concepto de universidad”. Esto complejiza y lentifica procesos. Por ejemplo: hoy marginalizamos a 110 mil jóvenes anuales sin matrícula de tercer nivel tecnológico o universitario de un total de 200 mil que aplican.

2) Se prioriza:

a) Libertad y autonomía, son transversales, no anárquica y con equilibrio entre el control del Estado y menos burocracia;

b) Ampliación de la oferta académica, que es obvia debiendo sumarnos a la tendencia latinoamericana en el aumento drástico de universitarios (futuros profesionales) en ser los primeros en sus familias de clase media y baja y así van subiendo en la escala social y mejorando su calidad de vida. Requiere muchos recursos y aceptación sincera de la educación privada que no le cuesta al Estado.

c) Mejora de procesos de Admisión, articulados al punto anterior, vienen mejorando desde el peligroso delirio de la LOES 2010 que sirvió para cerrar la puerta a estudiantes más carenciados, pero ahora la intención es lograr una verdadera igualdad de oportunidades.