¡Renace la esperanza!

  Columnas

¡Renace la esperanza!

El 26 de abril, celebramos la esperanza con las palabras auténticas e inteligentes de Guillermo Lasso nombrando a sus nuevos ministros del área social.

El 26 de abril, celebramos la esperanza con las palabras auténticas e inteligentes de Guillermo Lasso nombrando a sus nuevos ministros del área social.

A juzgar por sus hojas de vida hay un buen criterio de selección, habrá que considerar objetivamente sus futuras actuaciones. Se incorporan más mujeres y vemos apertura. De ellas, solo conozco a Mae Montaño y siguiendo su consejo de cómo dirigirnos a ti, expreso así mi sentir: Guillermo, has hecho un estupendo nombramiento. Esta extraordinaria mujer, que ha enfrentado dificultades en su vida, ha desterrado el odio y solo alberga deseos de hacer cambios significativos con la gente de carne y hueso más marginada. No cayó en la tentación de utopías extremas, ni de izquierda, ni de derecha. Leamos Historia: después de millones de vidas inocentes sacrificadas de las formas más crueles a través de los años por “verdades absolutas”, entendamos que por el momento, en el estado de evolución de nuestra especie y no sabemos cómo será después del COVID, solo nos quedan el humanismo, las enseñanzas de las grandes religiones como el cristianismo (que no consideran el exterminio de otras creencias en sus principios) y la democracia. ¡Sí, la democracia! Esta es un ejercicio de paciencia, como dice Martín Hopenhayn, filósofo y pensador chileno, que dictó conferencias en la Universidad Casa Grande.

Viene también a mi mente un pensamiento de Leopardi (Recanati, 29 de junio de 1798-Nápoles, 14 de junio de 1837), poeta, filósofo, filólogo y erudito italiano, con el que me identifico. Él “siente un profundo desprecio por los falsos consuelos del pensamiento progresista y por el contrario siente una piedad infinita por el deseo de felicidad que los mueve y la huérfana estirpe humana, que le lleva a la compasión y a la solidaridad”.

Aplausos y agradecimiento también por el nombramiento de Alejandro Ribadeneira, hombre de notable experiencia en el ámbito educativo universitario, de grandes principios éticos y conocedor a fondo del prejuicio y maltrato inmisericorde que sufrimos las universidades privadas durante el gobierno de Correa. ¡Cuenta con nuestro apoyo Alejandro!