Columnas

¿Y ahora el Bicentenario?

'Por supuesto hay temor, no es irracional, pero enfrentamos un entorno hipercrítico que busca culpables, niega, tiene mentalidad primitiva que no entiende la ciencia'.

Es obviamente una oportunidad para fortalecer nuestra identidad, convocando ya desde hace 2 años a grupos de la sociedad en todos los ámbitos de este complejo y maravilloso puerto, entorno al exalcalde Nebot y hoy la alcaldesa Viteri.

Es muy movilizador el símbolo de la libertad independentista pero debemos incluir el ideal filosófico/político que deseamos en el ciudadano y los modelos de organización social: libres.

Estos símbolos reactivan y comprometen esta celebración y son detonantes de nuevas obras y proyectos significativos y, naturalmente, festejos. Me pregunto… ¿cómo vamos a celebrar el Bicentenario después del Covid-19 y su macabro paso, con el brutal número de muertes? ¿Por la falta de una red pública de hospitales y centros de investigación/diagnósticos en calidad y cantidad? ¿Qué pasó con el Instituto de Higiene, con el hospital de LEA, etc.?

No señalo la falta de pruebas PCR, ni a respiradores, ni a medicamentos apropiados, pues esta situación es universal, incluso en Nueva York. Tampoco apunto a las autoridades nacionales y locales, esforzándose enormemente sin recursos y sin experiencia (ningún país la tiene para el Covid-19), con una burocracia que no sabe activarse con las emergencias y peor en provincias. Sí, errores hay, es ingenuo pensar lo contrario.

Por supuesto hay temor, no es irracional, pero enfrentamos un entorno hipercrítico que busca culpables, niega, tiene mentalidad primitiva que no entiende la ciencia, sumada a la incapacidad en ciertos sectores de quedarse en casa… ¿Qué casas?

Lo señalado resultará en más muertos y dolor e indefensión en la población, y síntomas postraumáticos severos. Además, también muy grave, hoy se minimiza la solidaridad social de empresas/empresarios, ONG, iglesias, universidades, barrios populares y voluntarios, y el comportamiento heroico de los médicos, enfermeras.

Bicentenario de Guayaquil sí, afirmándonos como capital económica, mucha más autonomía y fortalezas en los modelos públicos/privados de salud, educación, investigación, innovación y manejo de catástrofes.