Soberanía marítima (II)

  Columnas

Soberanía marítima (II)

Hoy, nos urge presentar a la Convemar, los estudios técnicos que nos permitan ampliar nuestra soberanía marítima 150 millas adicionales de ZEE

Durante las décadas anteriores a la Convemar de 1982, Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, me refiero a los años 60-70, el único país que se mantuvo firme en su resolución de defender la vigencia de la Declaración de Santiago de 1952, de mantener las 200 millas como mar territorial, fue el Ecuador.

Chile y Perú, en diferentes momentos, abandonaron la tesis de las 200 millas, que los tres países se habían comprometido en defender y dejaron solo al Ecuador. Comenzaron a ceder a las presiones de Estados Unidos y potencias más grandes, que solo reconocían mar territorial y soberanía marítima en las primeras 12 millas desde la costa continental.

En las décadas posteriores de los años 80-90, se desarrolla en el país un prolongado debate, de que si acaso debíamos seguir siendo fieles a la tesis de las 200 millas, o aceptar, sin objeciones, la nueva norma internacional de la Convemar, que establecía como mar territorial las primeras 12 millas y luego 188 millas náuticas de zona económica exclusive, en las que se nos otorgaría el derecho de soberanía solo para fines de explotación, conservación de los recursos naturales, investigación y preservación del medio marino.

En esa disyuntiva, el Congreso Nacional, reunido el 15 de noviembre del 2005, volvió por unanimidad a ratificar la vigencia de las Declaraciones de Santiago de 1952 y de Lima de 1954, de las 200 millas.

Esa decisión implícitamente significó una negativa para quienes defendían la conveniencia de adherirse a la Convemar, incluyendo la Armada Nacional, que comenzaba a promover las bondades de esa legislación, sobre todo por la opción de poder extender nuestro control de dominio marítimo, 150 millas adicionales, tanto por nuestra ubicación, como por la presencia de las cordilleras submarinas de Carnegie, Coco y Colón.

En la década anterior, los vientos comenzaron a soplar en otra dirección y el nuevo gobierno de la revolución ciudadana, después de ponderar la situación y que la mayoría de países aceptaban la Convemar, el presidente Correa decidió en julio de 2012 la adhesión del Ecuador a ese importante Tratado Internacional, que rige la soberanía marítima de 170 países.

La Asamblea Nacional de ese mismo año ratificó tal adhesión.

El artículo 609 del Código Civil referente al mar territorial del Ecuador ha sido modificado varias veces, en marzo 1950, en noviembre de 1965 y 1970, junio de 2005 y la última en octubre de 2021, en el cual restablece 12 millas de mar territorial y reconoce 188 millas de Zona Económica Exclusiva (ZEE).

Hoy nos urge presentar a la Convemar los estudios técnicos que nos permitan ampliar nuestra soberanía marítima 150 millas adicionales de ZEE. En caso de no contar con toda la información técnica completa, habrá que solicitar en 2022 un plazo adicional, sin demorar más la adquisición y/o contratación de un nuevo barco especializado, que reemplace el barco oceanográfico Orión.

La exitosa terminación de estos estudios nos permitirá extender nuestro territorio marítimo en más de 258.000 km2, alcanzando una superficie total superior a 1’200.000 km2, lo cual equivaldría a 5 veces al territorio continental e insular.