Subasta (II)

  Columnas

Subasta (II)

Una de las habilidades, muy utilizada, era la de colocar un insumo "raro" en la lista de necesidades

Los lectores de este importante matutino oyen hablar de subastas y desconocen los recovecos que se dan en este tipo de acciones.

Estas se basan en que frente a un determinado ítem, los participantes van colocando sus precios en sentido decreciente, hasta que llega un momento en que al no haber más ofertas, se termina el proceso, declarándose ganadora la última oferta que fue sin duda la más baja.

En el Sercop, donde la corrupción cunde, utilizan un truco por el cual, faltando cinco minutos para que termine el tiempo de la subasta, intervienen el sistema y al caerse, esta se suspende y se adjudica la misma a la última oferta que llegó antes del corte de energía y que por coincidencia era la perteneciente al compadre que estaba participando.

En las ofertas en paquete (medicamentos + insumos) los directivos hospitalarios entregaban a la empresa seleccionada la lista de necesidades con un mes o más de anticipación, con el fin de que la organicen con tiempo, y luego hacían la convocatoria con carácter de urgente para no dar tiempo a otros proveedores de preparar las ofertas.

Una de las habilidades, muy utilizada, era la de colocar un insumo "raro" en la lista de necesidades. Como ejemplo referiré el pedido de un hospital de El Oro, que solicitó entre los insumos, una lámpara con 3 focos: amarillo, rojo y verde (¿?). Solo hubo una oferta.

Otra gran verdad es que algunos funcionarios del Sercop tienen constituidas con sus familiares o amigos, empresas que se activan cuando hay ofertas, para participar en ellas y que estas sean las adjudicatarias, aunque carezcan de conocimientos o experiencia en relación a la naturaleza de los ítems solicitados.

Yo manejo las compras desde hace 20 años mediante el procedimiento de subasta directa, que es clara, totalmente idónea y transparente, sin haber tenido una sola queja y sin que jamás haya habido desabastecimientos.

Al seleccionarlos, se toma muy en cuenta el precio, pero se privilegia la calidad, de suerte que nuestros pacientes reciben un medicamento de primera, que aportará positivamente a su mejoría o curación. 

Y sigo andando...