Enmienda

  Columnas

Enmienda

Desafortunadamente, contemplamos la conformación de grupos cobijados por una bandería política determinada, especializados en causar desorden

Iluso fui al pensar que el contenido de mi último editorial podía convencer a los asambleístas y provocar en ellos un cambio de comportamiento y así lograr estructurar un equipo selecto de legisladores que, imbuidos de un sentimiento colectivo de responsabilidad y civismo, se aglutinarían para emplear todo sus conocimientos y capacidad creativa en producir documentos, leyes verdaderamente consensuadas para comenzar el cambio que requiere el Ecuador, con miras a implantar un régimen político administrativo racional, constructivo y profundamente identificado con las exigencias nacionales.

Desafortunadamente, contemplamos la conformación de grupos cobijados por una bandería política determinada, especializados en causar desordeny en anteponer sus aspiraciones personales, sectarias o sus ambiciones de dinero y poder, con el ánimo de apoderarse de todo lo posible y así traficar impunemente influencias, distribuir canonjías y saciar apetitos moderados o descomunales que los distingan y promuevan cual engendros de gran popularidad y expectativas. La política bien entendida es difícil de ejercer, ya que las circunstancias la vuelven plastilínica, moldeándose fácilmente al predominar una voracidad atroz que no respeta filosofías o credos y transforma a ciertos líderes del pasado, convirtiéndolos muchas veces en socios de lo execrable y putrefacto, donde se hermanan sin el menor escrúpulo los enemigos de ayer, para beneficio del combo.

Algunos asambleístas, quitándose las caretas de buenos ciudadanos, deben gritar a los 4 vientos: ¡Somos crápulas y queremos sacar a Guadalupe para apoderarnos de la Asamblea y de esta manera, junto a los malvados y opositores de turno, atacar al presidente Lasso, a quien odiamos, para inutilizarlo, apoderarnos de las funciones del Estado, tales como la Contraloría, la Procuraduría, la Función Judicial, el Cpccs y la Fiscalía, para de esta manera lograr la revisión de las penas y sentencias en contra de Alí Babá y sus huestes, y así lograr la consolidación de una nueva narcorepública, donde puedan actuar y disfrutar a sus anchas. 

Y sigo andando...