Mi encuentro

  Columnas

Mi encuentro

Gracias María de Lourdes por recordarnos que el eje fundamental de nuestra sociedad fue, es y será la familia.
Muchas bendiciones. Su éxito será el de todo el Ecuador.

Era el 2000 y estaba trabajando en esa pujante zona del Guasmo. El Sr. Marcel Laniado De Wind y su hermano Rodrigo me habían dado el mandato de operar un centro de desarrollo integral allí, para servir y dotar de mejores oportunidades a la comunidad guasmeña.

En esa época, si desagregabas su población, era la tercera ciudad más poblada del país, pero sin acceso a servicios ni a bienes elementales de subsistencia.

Mi equipo cumplió. Pudimos desarrollar, entre otros, el programa de apoyo a tenderos, que logró reducir un 11,50 % el precio de la canasta familiar. ¿Cómo lo hicimos? Eliminando la intermediación, reduciendo el costo del transporte, cambiando el chulco por el crédito legal, dando capacitación, asistencia técnica y creando una asociación de tenderos.

Un día recibí la llamada del Sr. Laniado, que me pedía recibir en la Fundación Huancavilca al Sr. Guillermo Lasso y su equipo del banco, a lo cual accedí con gusto.

Ese fue mi primer encuentro, al explicarle paso a paso el programa de apoyo a tenderos. Meses más tarde, nacía el Banco del Barrio.

La lucidez de nuestro presidente electo visualizó en esa sola visita, que proveer servicios en cada esquina dinamizaba la economía marginal. En el programa de apoyo a tenderos o en el Banco del Barrio, todos ganan.

Hace varios meses le recordé ese episodio, y él respondió: “Pero yo lo hice mejor”. Y es verdad. Hasta el BID lo premió en 2008.

Nadie me lo contó, yo lo viví. Por eso no dudo de que el encuentro que él propone va a dar buenos frutos, gracias a su capacidad para implementar estrategias que solucionen los graves problemas del país. Todos vimos cómo se reinventó a sí mismo, pasando de 19,74 % de votación a 52,36 % en dos meses. Los textos de estrategia política seguramente tendrán un capítulo especial sobre lo que Lasso logró.

Sería injusto no reconocer también el rol de María de Lourdes a su lado, soporte permanente, unión familiar, amor filial; una primera dama de lujo. Gracias María de Lourdes por recordarnos que el eje fundamental de nuestra sociedad fue, es y será la familia.

Muchas bendiciones. Su éxito será el de todo el Ecuador.