Columnas

Amar el futuro

"...más bien buscamos menos gente, menos fiestas, menos compras, menos ruidos, menos de todo lo material, y más énfasis en lo fundamental de la vida: el amor"

Próxima semana, Navidad: dos semanas más y llega el 2021. Coincidirán conmigo en que el cambio de prioridades frente al 2019 es inmenso. A estas alturas, el año pasado estábamos enfiestados con las compañeras del colegio, del trabajo, en las novenas, en los domingos de Adviento, y mientras más amigos llegaban, mejor. No nos alcanzaba la agenda para ir a los centros comerciales, las visitas, las listas y los regalos. Hoy todo es muy distinto, más bien buscamos menos gente, menos fiestas, menos compras, menos ruidos, menos de todo lo material y más énfasis en lo fundamental de la vida: el amor familiar. A principios de diciembre decidí visitar a mi hija y su familia, que viven a 5.364 kilómetros de distancia. Tuve que atravesar casi medio continente, en un complicadísimo periplo de decenas de trámites, permisos, exámenes, seguros, de dormir en aeropuertos, de protectores plásticos, de mascarillas, de más gel, de distancia social, de varias tomas de temperatura, de sentir el nerviosismo de los demás viajeros frente a la posibilidad de contagio. Este viaje ha sido toda una aventura épica, que solo tiene su balance en el mensaje que llevaba del resto de los 17 miembros de la familia, de que los amamos, no solo de palabra, sino también demostrándolo.

En el vuelo de regreso leía el libro de estrategia empresarial de Miguel Llop, Enamórate del futuro, y con todos los cambios conductuales que hemos vivido, coincido en que es el momento de replantear el futuro, con amor, amor a Dios, amor a la familia, amor al prójimo, amor al trabajo, pero sobre todo con amor al futuro.

Cada uno de nosotros tiene una realidad y una perspectiva, pero todos tenemos esa capacidad de analizar cómo queremos vivir el futuro. Llego la hora de proponernos a nosotros mismos, acciones que nos lleven a enamorarnos del futuro. ¿En qué soñamos? Hay una fórmula que dice que Éxito = (Estrategia*Decisión* Implementación*Resiliencia*Amor a lo que haces). Si el amor a lo que haces es cero, el éxito futuro resultará nulo, no importan los demás elementos.

Focalicemos el amar, de seguro que valdrá la pena.