Los pilares de la sociedad

  Columnas

Los pilares de la sociedad

Mis padres fueron maravillosos; realmente los disfruté y los amé, especialmente a mi papá. Sus enseñanzas: no mentir, ser honestos y siempre luchar por nuestros ideales. Es tan difícil entender nuestra sociedad porque está llegando a niveles tan críticos donde los pilares que la conforman se están derrumbando. Me refiero a la ética, justicia, educación y salud. Es muy fácil para el gobierno de turno mirar a un lado y dejar que lo que nos construye como una sociedad de avanzada se hunda cada día más y no logremos nunca soñar en el beneficio común. Los gobiernos se enraízan y succionan lo que queda, lo reparten entre pocos y la historia vuelve a repetirse. El arte define una sociedad y la obra del alemán George Grosz, (1893-1959), Los pilares de la sociedad, de 1926, pareciera haber sido pintada hoy. Grosz fue un soldado durante la I Guerra Mundial, se afilió al partido comunista y vivió el fracaso de la revolución socialista. Durante su vida fue muy crítico de los nazis, tuvo que exiliarse a Estados Unidos porque su obra la declararon degenerada. La obra critica a la sociedad de esa época; una prensa conservadora, la aceptación de un pueblo al ascenso de los nazis, los ultranacionalistas, los militares revanchistas, los jueces corruptos, los clérigos indiferentes y los socialdemócratas.

¡Es tan interesante la historia! Por eso me encantaba conversar con mi papá, porque la historia se repite en los comportamientos humanos. No hemos avanzado mucho, el retroceso es inevitable, decía él. Mi papá no entendía por qué se gastaba tanto en buscar otra vida en otros planetas y seguir con esa idea del conquistador, si nosotros en la tierra no podemos lograr todavía derechos fundamentales de existencia. El ser humano se cansa muy rápido y se olvida de concluir lo que previamente ha logrado, no existe la continuidad. Tenemos que aprender del pasado para avanzar y entender nuestra responsabilidad ante nuestra sociedad. El nuevo dios es el dinero, no importa cómo lo adquieras, sin esfuerzo, rápido, sucio, sin mirar las consecuencias. Grosz tenía razón, son los gobiernos los culpables de que no logremos salir del vicio del poder y no ser un ejemplo para ninguna sociedad.