¡Que llueva!

  Columnas

¡Que llueva!

"si tenemos cada vez menos cerros y árboles las lluvias no nos salvarán del calentamiento global"

Creo que todos estamos preocupados por la falta de lluvias en nuestra ciudad y en algunas partes del país. Seguimos hablando y pocos hacen algo para combatir el calentamiento global. Es una consecuencia de nuestras acciones, con un impacto devastador en todo el planeta. En Australia han muerto millones de animales, y se han perdido ecosistemas y propiedades por culpa de un puño de personas que están definiendo el futuro de la humanidad. De igual manera en Chile han quemado bosques y grandes extensiones naturales, según ellos, por un propósito de insatisfacción política

En Ecuador tenemos otro incendio forestal en Quito; según dicen, un indigente lo provocó. Se dan cuenta de que nuestro destino está en las manos de algunos que deciden repentinamente su insatisfacción de existir. Mientras nosotros sigamos siendo flexibles con las industrias que contaminan y destruyen nuestro hábitat nada cambiará. Las normativas municipales no se han actualizado a la época que vivimos. Un ejemplo para el mundo de cuidado ecológico es la ciudad de Panamá. ¡Claro!, dicen ellos, proteger sus cerros es importante ya que son el pulmón natural de la ciudad y sin ellos, el canal panameño estuviera como Venecia en 2020. Sus cerros son verdes, sus árboles protegidos y sus animales respetados. Nosotros destruimos para construir, es ridículo. 

Y en Guayaquil la minería, la extracción y destrucción de los cerros es para usufructo de solo algunos empresarios. Seremos nosotros los que perderemos los pocos espacios habitables que nos quedan. Nos hablan de que las canteras hacen remediación ambiental y hasta este momento lo único que se ve son cerros mutilados y desérticos. Muchos mencionan: “Guayaquil ha sido rellenada con sus cerros”, pero pocos hacen algo al respecto. Ni hablemos del manglar y sus aguas putrefactas, que ese es otro tema. 

Necesitamos la lluvia, pero si tenemos cada vez menos cerros y árboles las lluvias no nos salvarán del calentamiento global. Creo que es tiempo de cambiar y buscar otras alternativas ya que si queremos que nos respeten, respetemos para ser ejemplo.