Columnas

IESS independiente

"A los gobiernos de turno no les interesa lo que suceda con los jubilados, que cada año serán más, porque somos más"

Nuestras acciones siempre tienen repercusiones, positivas o negativas en nuestros mundos. Las últimas semanas han sido ejemplo de cómo nuestro accionar se refleja en nuestra sociedad y cuán miserables algunos pueden ser para aprovecharse. Parece que el dinero no tiene fronteras y hasta el negocio se lo puede generar con la desesperación de una sociedad. Si es dinero personal cualquiera lo puede invertir de la manera que quiera, pero no con dinero del pueblo, especialmente con los ahorros para la jubilación.

Es necesario contemplar la privatización del IESS y crear candados con los que el dinero del pueblo sea resguardado y que ningún gobierno tenga acceso a ellos. Ninguno tiene el derecho de tocar ese dinero que ha sido ahorrado con el sudor de los afiliados, que esperan al jubilarse poder tener un retiro digno.

Lo que se debe priorizar es definir una jubilación digna. Un ahorro sostenido y una inversión que faciliten incrementar los valores mensuales de los jubilados con beneficios directos e indirectos, para que nuestro grupo de adultos mayores pueda disfrutar plenamente de su inversión. Seguimos sin entender que las etapas de la vida es necesario disfrutarlas y extenderlas lo más posible con seguridad y tranquilidad. El ahorro es fundamental para la tranquilidad del jubilado y su familia, y de la sociedad. Pero no, los gobiernos se han feriado el dinero del IESS para negociados personales en los puestos de turno, donde desde la secretaria hasta los cargos más altos lucran con dinero ajeno. Reciben un sueldo por su trabajo, pero para hacerlo pretenden más dinero.

A los gobiernos de turno no les interesa lo que suceda con los jubilados, que cada año serán más, porque somos más. No existe un seguimiento de las condiciones en que ellos viven, ni si realmente son ellos los que están recibiendo su jubilación. Han saqueado el IESS; sí hay dinero para robar, pero no hay cómo recuperarlo. Es deber del gobierno recuperar el dinero de todos los negociados y entregar la institución a un ente privado. Es el mismo pueblo el que debe decidir y aprovechar las elecciones del próximo año para una consulta popular. El pueblo es el accionista y el que debería tener la voz.

“Por un Seguro Social independiente”.