Frases célebres

  Columnas

Frases célebres

"Algunos políticos aseguran que el pueblo quiere circo, pero no se dan cuenta de que los payasos son parte del circo y en algún momento el escenario se apaga"

Todos los políticos en general tratan que sus ideas y frases queden para la posteridad. Algunos han tenido su momento de inspiración y otros, momentos de indignación.

Una frase célebre fue la del presidente Jaime Roldós, la cual ha quedado marcada en nuestra memoria colectiva: “Este Ecuador amazónico, desde siempre y hasta siempre”. Otro caso similar, la de Eloy Alfaro: “No podemos perder con papelitos, lo que hemos ganado con fusiles”. En la misma línea, Sixto Durán Ballén: “Ni un paso atrás”. Nuestras fronteras siempre han sido caramelo para nuestros vecinos, como corredor para la droga o la Amazonía por todo el oro negro que guarda. Al final, nuestro país negocia siempre bajo la mesa, entregando nuestro territorio al mejor postor.

Los políticos tienen la capacidad de pelearse y reconciliarse muy fácilmente, y al mismo tiempo marcar un estilo de lenguaje soez, como la famosa frase de nuestro exalcalde Jaime Nebot: “Ven para mearte, insecto hdp”, en una pelea verbal en el Congreso Nacional, donde el estilo de enfrentamiento era otro, de frente, sin pelos en la lengua. Ahora es tan aburrido que tienen tiempo de hacer compras en línea.

Lucio Gutiérrez, otro presidente que no duró mucho, por toda la trama de corrupción en su gobierno, también tuvo su frase célebre: “O cambiamos al Ecuador o morimos en el intento”. Escapar no era la manera de enfrentar el cambio, pero al final dio la cara.

El golpearse el pecho a veces sí funciona, como fue el caso del expresidente Rafael Correa, que en el fallido 30S se abrió la camisa y gritó: “¿Quieren matar a su presidente? ”.

Y no siendo presidente, pero sí intentando serlo por cuatro ocasiones, Álvaro Noboa acuñó su famosa frase: “Déjeme vivir”.

Algunos políticos aseguran que el pueblo quiere circo, pero no se dan cuenta de que los payasos son parte del circo y en algún momento el escenario se apaga. Las frases célebres han venido acompañadas de acciones que han dejado marcada la historia de nuestro Ecuador, donde el gobierno de turno hace de un país soberano su propia hacienda. ¿Y ahora?