Ecuador en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

  Columnas

Ecuador en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

Su propuesta suena audaz y debe estar acompañada por trabajos minuciosos de los funcionarios ecuatorianos que laboran en la delegación

Se ha escrito mucho sobre las Naciones Unidas desde diversos puntos de vista.

De lo que conocemos, en una reunión en un punto no determinado del Atlántico, en un barco de guerra, Roosevelt y Churchill se reunieron y en vista del fracaso de la Sociedad de las Naciones, decidieron que debía crearse un nuevo organismo que lo reemplace, Roosevelt lo llamó Naciones Unidas. Más tarde, cuando ya casi había terminado la II Guerra Mundial, Stalin, Churchill y Roosevelt se comprometieron a que garantizarían que se cumplan los objetivos de este nuevo organismo. Para ello serían miembros permanentes del Consejo de Seguridad con derecho al veto. Luego aceptaron el ingreso de Francia para que responda por Alemania, y de China para que lo haga con Japón.

En la Conferencia de Dumbarton Oaks se esbozó de modo concreto el proyecto de la ONU y quedó estructurada la organización internacional. En Yalta, los tres grandes de la época decidieron que se realice una reunión en San Francisco en abril de 1945 para redactar una carta, teniendo como base los trabajos de Dumbarton Oaks, incorporando ciertas enmiendas.

Algunos de sus principales objetivos son: mantener la paz y la seguridad internacionales; fomentar relaciones de amistad entre las naciones; ayudarlas a trabajar unidas para mejorar la vida de los pobres, vencer el hambre, enfermedades y analfabetismo; fomentar el respeto de los derechos y libertades de los demás; y servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar objetivos comunes.

Las reformas de la carta pueden hacerse por Asamblea General o por una conferencia general de los miembros de NN. UU. El Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales, y está integrado por 15 miembros, cada uno con un voto.

De acuerdo con la Carta, todos sus miembros convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad: China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia y diez no permanentes, elegidos por la Asamblea General por un período de dos años. Esta es la cuarta vez que Ecuador es miembro del Consejo. Su propuesta suena audaz y debe estar acompañada por trabajos minuciosos de los funcionarios ecuatorianos que laboran en la delegación, tratando de obtener la aceptación y voto de los estados miembros de la Asamblea General. En principio será un escándalo y estaremos en la primera página de los diarios del mundo, pero alguien tiene que empezar y ahora más que nunca, pues está demostrado que el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania nos puede llevar a una tercera guerra mundial. Si estas ideas no prosperan, Naciones Unidas terminará, como sucedió con la Sociedad de Naciones.