Columnas

La candidatura para la reelección de Trump peligra

"¿Con todos estos problemas se beneficiará el candidato de los demócratas?"

Trump
EE. UU. Donald Trump abordó el Air Force One el pasado jueves.SAUL LOEB / agencias

Hasta que se produjeron los graves incidentes en protesta por la muerte de George Floyd, que se extendieron por las principales ciudades de Estados Unidos, incluida Washington, la reelección de Trump estaba casi asegurada. Despertó el antirracismo que parecía dormido y no importaron las medidas tomadas para controlar los contagios del coronavirus. Se produjeron incendios y asaltos, pese a la intervención policial y a la amenaza de sacar al ejército a las calles.

Además hubo repercusiones a nivel internacional. La Unión Europea (UE) reaccionó y los líderes políticos alrededor de la canciller alemana Ángela Merkel decidieron frenar sus relaciones con Trump hasta conocer los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre próximo. Por lo pronto, Merkel se negó a asistir a Washington a la reunión de la cumbre del G-7 que Trump programó para fortalecerse ante el electorado norteamericano y en ámbito internacional. La cumbre parece que se va a aplazar. Los analistas consideraban que solo en tres años EE. UU. había pasado a ser el gran protector del Viejo Continente, tratando de derribar el orden multilateral que había prosperado en la UE. La mayoría de capitales europeas creen necesaria una revisión de los lazos con Washington; no una ruptura, sino un nuevo entendimiento, replanteamiento que debe hacerse después el 3 de noviembre.

Parece que la candidatura de los demócratas se ha fortalecido. El socialista Sanders prefirió apoyar a Biden, que ya ha conseguido los votos necesarios para ganar las primarias. La cuestión está en el político que escoja para acompañarlo como vicepresidente.

Otro problema que se le ha presentado a Trump es la publicación del libro de John Bolton, exconsejero de Seguridad Nacional de EE. UU., en el que pinta, según diario El País de España, un retrato estrambótico y corrupto del presidente. Lo acusa de mentir y relata una cena de trabajo entre Trump y el líder chino Xi Jinping, en la que Trump alude a la capacidad económica de China y le pide comprar a su país más trigo y soya para beneficiarlo en su campaña. Insiste también en que el caso de Ucrania no era el único por el que se hubiese juzgado al mandatario. Trump lo acusó de mentiroso e hizo todo el esfuerzo para evitar la publicación del libro.

¿Con todos estos problemas se beneficiará el candidato de los demócratas?