¿Cómo puede calificarse políticamente a China?

  Columnas

¿Cómo puede calificarse políticamente a China?

Un siglo después de su creación, el PCCh mantiene el poder absoluto en China. Muchos consideran al presidente, el gobernante chino más poderoso desde Mao: controla el partido, el Estado y el Ejército.

China es el segundo país con más multimillonarios (626 con fortunas sobre $ 1.000 millones), el sector bancario más acaudalado y la entidad con mayores activos: el Banco Industrial y Comercial de China. Esto se debe a los cambios que introdujo a partir de 1978. Deng Xiaoping impulsó el programa económico Reforma y Apertura, dando mayores libertades a los campesinos para que administraran las tierras que cultivaban y vendieran sus cosechas. Así empezaron los contratos comerciales con Occidente y entraron a la economía inversiones extranjeras y multinacionales del capitalismo (Coca-Cola, Boeing, McDonald’s). El modelo económico se llamó oficialmente Socialismo con características chinas, fórmula exitosa sostenida por tres décadas.

Hoy China domina la fabricación de ropa, textiles, artefactos eléctricos y varias empresas privadas chinas son líderes tecnológicas, como la de computadoras personales y la plataforma de comercio ‘online’ Alibaba. Huawei, líder en tecnología 5G y una de las mayores fabricantes de celulares del mundo.

El PCCh controla a los altos funcionarios de gobierno, líderes de empresas estatales, escuelas, hospitales y grupos sociales. No permite libertad de prensa, persigue a comunidades religiosas y detiene a los defensores de derechos humanos.

Aunque la economía china parece completamente capitalista, el partido controla sobre todo lo alto de la economía y el manejo de recursos naturales; es el dueño de toda la tierra, aunque las personas pueden poseer propiedades privadas por determinado número de años. Controla el sistema bancario y las empresas privadas chinas se someten a inspecciones estatales.

Washington y socios comerciales de China reclaman por las enormes ayudas estatales que reciben las empresas privadas chinas, pues son una ventaja con respecto a sus rivales internacionales. “Toman créditos de bancos públicos y reciben subsidios energéticos de empresas estatales”. En mercado inmobiliario: Las casas son cada vez más caras y solo los ricos pueden comprarlas. En salud: la mayoría depende del sistema público. La educación sigue siendo estatal pero ya no completamente gratuita.

El líder chino “está convencido de que la desintegración de la URSS se dio porque dejaron de lado sus raíces comunistas y no quiere que eso ocurra en su país”.

¿La China de Xi se está haciendo más capitalista o más comunista? Opinamos que “es más estatista”.