Columnas

¿Nueva orientación indígena?

'¿Serán señales de cambio?'.

La presencia de Marlon Santi como coordinador nacional de Pachakutik parece abrir un nuevo momento en la dinámica del movimiento indígena. Santi se dio a conocer públicamente en una reunión de las nacionalidades con Correa en Carondelet el 5 de octubre de 2009, y ante la pregunta de este de que quién fue el estúpido que dijo que el movimiento indígena eran 4 pelagatos, chiflados y que representaba el 2 % de la población, aquel, sin empacho le contestó: “usted señor presidente”. Desde entonces el concurso de Santi ha sido constante y se lo ha visto en las movilizaciones convocadas por los colectivos sociales, compartiendo con los amazónicos y demás agrupaciones, siempre con un equilibrado comportamiento y con atinadas declaraciones y pronunciamientos.

Lo escuchamos con Diego Oquendo en Radio Visión el miércoles 11 de marzo y notamos en él madurez, precisión para exponer sus puntos de vista y autonomía de criterio, que lo diferencia de otros líderes indígenas que, como Jaime Vargas, no han tenido recato en proclamarse segundo vicepresidente de la República o en apoyar, de manera pública y sin consultar con su organización, la candidatura de la cuestionada María Fernanda Espinosa a la Secretaría General de la OEA.

Fue claro Santi cuando Diego Oquendo le preguntó sobre la probable candidatura de Leonidas Iza a la presidencia, la presencia de una tendencia denominada “mariateguista” en el movimiento indígena y la probable influencia de sectores vinculados al correísmo. No emitió criterio sobre lo primero, pero dejó entrever que, respecto de Iza como figura a terciar por esa dignidad, no era cosa que llenara sus expectativas. En torno a lo de esa corriente de inicial formación en el Perú se mostró contrario, como lo hizo cuando se tocó el tema de los intereses correístas para influir en el movimiento indígena. Además, y como indiscutible señal de adecuarse a los tiempos y a las nuevas aspiraciones sociales, sostuvo que ya era hora de que una mujer asomara liderando la organización.

¿Serán señales de cambio?