Columnas

¿Y el liderazgo gringo?

'La cercanía de China para poseer el G5, un avance tecnológico global de grandes proporciones con el que dejaría atrás a los EE. UU'.

Dos hechos, entre varios, marcan hoy el declive del poder norteamericano. El primero arranca del denominado Acuerdo del Siglo, entre Trump y Netanyahu que, debido a las concesiones que hace el gobierno estadounidense a las demandas israelitas y a las dificultades que somete a Palestina para la creación de un Estado propio, significa la caída de la gran potencia como árbitro de la paz mundial; y, el segundo, la cercanía de China para poseer el G5, un avance tecnológico global de grandes proporciones con el que dejaría atrás a los EE. UU. en esta competencia a dentelladas que ha dado en denominarse La Segunda Guerra Fría.

El indicado Acuerdo para Oriente Próximo, que se ha venido elaborando en los últimos tres años, confiere a Israel un enorme protagonismo en el conflicto que afecta a esa área y arruma las aspiraciones palestinas a un callejón sin salida. Si bien Palestina, según los términos de aquel Acuerdo, estaría formada por los territorios de parte de Cisjordania y la Franja de Gaza, estos quedarían conectados por túneles o carreteras elevadas, lo que determinaría que Israel tenga el control absoluto del Valle del Jordán. Y si bien se prohíbe por cuatro años nuevos asentamientos judíos en tierras palestinas, se condiciona esto a que Palestina reconozca como capital única de Israel a Jerusalén. El Acuerdo anula la demanda palestina de que las fronteras regresen a lo que fueron en 1967 y desconoce las resoluciones tomadas por Naciones Unidas y decididas por los Acuerdos de Oslo de 1992 y 1993.

En cuanto a la disputa tecnológica por el control del G5, que equivale a alzarse con el poder político, estratégico y económico a nivel mundial, China parecería contar con ventajas. Tiene una enorme cantidad de recursos, se adelantó a Estados Unidos con el Huawei y el avanzado sistema ZTE y amenaza con someter el “Big Data” a su conveniencia e intereses. Lo que implica hacerse con el control de la inteligencia artificial para dominar el mundo.

El sitial de primera potencia mundial de Estados Unidos parece declinar.