Columnas

¡Alto a la corrupción en el IESS!

En julio del año pasado la CNA entregó una documentación a la Fiscalía relacionada con procesos de compra en el Hospital Teodoro Maldonado Carbo.

Lavado de manos” es la frase que resume el comportamiento oficial frente a la crisis del IESS. La actitud del representante del gobierno en su Consejo Directivo es la síntesis de cómo proceden las demás autoridades: ofrecen solucionar los problemas en el ámbito de la atención de salud, declaran ante los medios de que se están tomando medidas, pero de manera inmediata los pacientes publicitan sus reclamos y se quejan por la falta de medicinas, de insumos para las intervenciones quirúrgicas y por la suspensión de estas. La situación ha sido tan grave que la Comisión Nacional Anticorrupción -Capítulo del Guayas- decidió intervenir como veedora de los procedimientos anunciados por las cabezas de la institución. 

En julio del año pasado la CNA (nacional) entregó una documentación a la Fiscalía relacionada con procesos de compra en el Hospital Teodoro Maldonado Carbo de Guayaquil, en los que se evidencia la existencia de sobreprecios que, en un caso, equivalen a un mil por ciento. 

Esto como muestra de múltiples irregularidades que hasta han llegado a poner en riesgo la vida de quienes han acudido en busca de atención médica. ¿Y qué han hecho los funcionarios responsables? Han instaurado procesos administrativos en contra de médicos que han denunciado irregularidades como la caducidad de implementos utilizados en las intervenciones quirúrgicas, han separado a profesionales del área que denunciaron la presencia de personas extrañas en los departamentos de adquisición y que fueron agredidos en forma brutal, y han acudido a procedimientos de dudosa calificación moral como el hacer rotar a determinados servidores con grises y dudosos antecedentes para hacer asomar tales medidas como señales de los reclamados cambios.

La CNA -Capítulo Guayas- aceptó la invitación del IESS para supervisar los procedimientos a ejecutarse a fin de designar funcionarios probos. Sin embargo, este propósito no ha podido darse por crasas obstrucciones de los niveles superiores del IESS. ¿Qué espera señor presidente para actuar?