Caduco

  Columnas

Caduco

"Se organiza la gente en la Mariscal, en Urdesa, en la vía a la Costa; se organiza en Salinas"

Se organiza la gente en la Mariscal, en Urdesa, en la vía a la Costa; se organiza en Salinas, se organiza en fin a niveles distintos a las instituciones políticas tradicionales. Como el Estado solo contenta a nadie, es de pronosticar más y más organización civil.

Tampoco es de sorprenderse como si esto fuera nuevo. Por ejemplo, la legislación sobre comunas para la península o el régimen con que los indígenas convirtieron hace décadas ya al Ecuador en plurinacional resultaron de la organización ciudadana. Si bien las comunas y los indígenas se organizaban muy bien antes de la república, sus instituciones fueron absorbidas por esta.

Desde la perspectiva histórica y doctrinaria, recordamos a Alexis de Tocqueville por haber resaltado las virtudes de la organización ciudadana al margen del Estado. En su libro La democracia en América, publicado a inicios del siglo XIX, ya detallaba las ventajas de los ahora llamados grupos de interés. 

Para él la comunidad organizada era un pilar del funcionamiento democrático.

En su momento, el correísmo se aseguró de controlar la organización ciudadana, dificultando la creación y operación de oenegés, cuando no criticando públicamente al que quisiera tocar materias de interés público sin una votación popular detrás. Se creó hasta un Consejo de Participación Ciudadana y Control Social para centralizar y oficializar la gestión ciudadana. 

La semana pasada el Municipio de Guayaquil cooptó a las organizaciones ciudadanas de la vía a la Costa, ofreciéndoles una veeduría oficial. Veremos a futuro cómo les va.

Al final del día, la participación ciudadana no puede existir dentro del Estado: eso es en esencia una contradicción. En estas épocas de severo cuestionamiento a las instituciones tradicionales, la organización ciudadana tenderá a primar. 

Tarde o temprano alguna organización decidirá subsistir sin ser cooptada por el Estado; así nacerán las nuevas instituciones que sustituyan al ya caduco estado nación.