Columnas

Mi Guayaquil

'Ahora son mis calles, mis muertos. En las veredas, silencio. ¿Dónde quedó tu hermoso ruido, Guayaquil?'.

Mi querida Guayaquil. Te siento como lo que eres: mi ciudad. Por primera vez eres la noticia. ¡Cuántas veces no leí sobre alguna desgracia en un lugar lejano! ¡Qué pena! Y viraba la página. Ahora son mis calles, mis muertos. En las veredas, silencio. ¿Dónde quedó tu hermoso ruido, Guayaquil? Y ante el vacío no nos queda más que preguntar, ¿cómo pudo haberse evitado? Las respuestas inmediatas: haber cerrado fronteras antes, o como mínimo, más control en el ingreso al país. Pero la verdad es que no lo sabíamos. No era Ecuador el que no estaba listo, ningún país lo estaba. Reaccionamos junto al resto de Occidente. La diferencia de Ecuador con EE. UU., España y Alemania son los recursos. Ante una crisis tenemos pocos respiradores, camillas y medicina. Tampoco contamos con una industria que se active y los produzca. Pero esto último no es culpa del gobierno, solamente. Es más bien consecuencia de décadas de inestabilidad política que imposibilitaron la creación de políticas de Estado en casos de emergencia. El gobierno actual ha reaccionado ante la crisis. Y con todo, lo ha hecho bien. Ha impuesto orden. Estableció normas claras. Delegó responsabilidades. Mantiene abiertos los corredores de alimento y medicina. Fuera fácil criticar, pero, sobre la marcha ¿cómo hacerlo mejor? Hay tardes que simplemente quiero desconectarme, en especial cuando todo se vuelve tan agobiante. Puedo hacerlo, puedo descansar. Nuestro vicepresidente no. Visita hospitales, entrega equipo y se cerciora de las condiciones. Sabe que necesitamos esa certeza de que el timón no está vacío. Gracias por ese cansancio. Cuando fue designado para el puesto, en su primer discurso nos dijo que lo llamáramos solo Otto por la dificultad de su apellido. Hoy ningún guayaquileño olvidará su nombre. Vamos a salir de esta, probablemente con: (i) normas más estrictas de cuarentena, (ii) concentrando recursos -medicinas y personal- del país en Guayas, (iii) adecuando espacios urbanos en zonas de salud y (iv) con cooperación internacional: insumos y equipo médico. Vamos a salir de esta Guayaquil y el mundo verá de qué está hecha tu madera.