Columnas

Ambientándonos

Partimos de que los precios del petróleo han caído como nunca en la historia, y el consumo ha disminuido en un tercio en comparación con el año anterior...

La nueva economía debería ser local. Aprovechar para producir todo lo que estuvimos importando
La nueva economía debería ser local. Aprovechar para producir todo lo que estuvimos importandoEXPRESO

Quiero proponerles unas preguntas, respuestas y reflexiones en temas que considero debemos ponernos de acuerdo, conocer y apoyar de acuerdo a nuestro criterio.

Partimos de que los precios del petróleo han caído como nunca en la historia, y el consumo ha disminuido en un tercio en comparación con el año anterior, según la revista TIME; en consecuencia aquí comparto signos de interrogación que esta situación traerá:

1. ¿Qué pasa con la energía limpia? ¿Solar y eólica? ¿Será asequible? ¿Entraremos en la tan deseada economía verde? ¿Las personas y las empresas invierten en esta tecnología de fuente libre (sol y viento)? Nadie ha consumido electricidad como ahora al estar en aislamiento las 24/7, esas facturas de electricidad serán altas mínimo los próximos 6 meses, por lo que podría ser una oportunidad para fomentar el uso de energías limpias en cada casa y que sea independiente del sistema interconectado de energía.

2. Las emisiones de CO2 provienen de una variedad de fuentes, las más importantes son el transporte, la industria y la gestión de residuos, pero ¿cuándo veremos un efecto real en la atmósfera? Según los científicos del IPCC el impacto de la reducción que vivimos es un pequeño grano de arena en toda la historia de la Tierra; no hará la diferencia, sino el comportamiento acumulativo negativo o positivo de las actividades humanas.

3. La nueva economía debería ser local. Aprovechar para producir todo lo que estuvimos importando, pero además de eso consumir lo nuestro, lo de temporada, y fortalecer el sistema de producción agroalimentaria.

4. ¿Es esta disminución del consumo de petróleo una victoria para el activismo climático? No lo es ni debería serlo. Es un alto costo que la humanidad no quiere pagar: hambre, muertos, escasez de flujo de dinero, bancarrota. Lo importante es concentrarse en los hábitos de consumo nuestros.

5. “El modelo básico está hecho pedazos, se está desmoronando”, dice Tom Sanzillo, director de finanzas del Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (Ieefa). Las compañías petroleras necesitan que el barril de petróleo esté en $ 50 para salir de la crisis, y Ecuador no se queda atrás.

6. ¿Qué pasa con los 2.5 ppm en el aire, causados por polvo, ceniza y otros? La OMS desde 2019 se ha preocupado por el aire en las principales ciudades como causas de enfermedades. La contaminación del aire aumenta el riesgo de otras enfermedades, como las cardíacas y problemas respiratorios, algo que ha tenido un impacto directo en aquellos que sufren durante el brote de coronavirus, ¿Cómo monitoreamos en Ecuador? Salvo Quito no hay ninguna otra ciudad que lo haga.

Finalmente, desde la política y economía, en los próximos meses, los líderes políticos de todo el mundo trabajarán para planificar una recuperación económica. Pueden optar por duplicar la infraestructura de combustibles fósiles, inspirados en parte por los bajos precios del petróleo, o pueden invertir en energía limpia, reconociendo las tendencias económicas a largo plazo y la urgente amenaza del cambio climático; y deberán fortalecer la inversión en salud.

Todo se reduce a las elecciones que tenemos que hacer poniendo al ser humano en el centro.