Columnas

Engaño y maldad

"Ningún político honesto cree que lo ofrecido en campaña se puede cumplir. Los anuncios y frases pegajosas solo son, otra vez, engaño y maldad"

Es verdad que la historia de la humanidad está llena de ejemplos en donde estas dos acciones han servido para conducir a los pueblos por caminos llenos de dolor y muerte.

En nuestro país también hemos sufrido por el efecto de lo antes mencionado, sobre todo en tiempos como el que se avecina, cuando por una mal entendida democracia se buscará al iluminado para que cambie la cara pintada con los trazos que por casi 14 años nos embadurnó la ROBOLUCIÓN, al punto que muy poco queda para enseñarle a la juventud del país al que un día lo llamaron ”una isla de paz”.

Faltando poco tiempo para el acto circense electoral, ahora fuente de contagios por el regalo chino, llama profundamente la atención el ‘impasse’ entre dos organismos paridos por el mamotreto de Montecristi, cuando se pasan la pelotita que tiene que ver con la inclusión del eterno comprador que ha querido a última hora embarcarse en la camioneta, a pesar de haber sido enfático hace unos pocos meses, cuando declinó su nominación.

Del títere, auspiciado por el prófugo, sale el otro ejemplo de engaño y maldad, pero llevada a su máxima expresión, ya que de esa pareja solo se puede esperar destrucción y aniquilación de lo poco que se escapó de las garras malditas de los izmierdistas del foro de São Paulo.

Mencionar a los chimbadores, analizarlos y tratar de entender sus pretensiones sería fastidiar al amable lector de estas líneas, de manera que por respeto, no los tomo en cuenta.

Este amasijo de sociolistos con populistas solo tiene cabida en una masa que ha sido mantenida por años en la ignorancia, habida cuenta de que es la manera de llegarle al tubo digestivo con ridículos presentes y limosnas ofensivas.

Ningún político honesto cree que lo ofrecido en campaña se puede cumplir. Los anuncios y frases pegajosas solo son, otra vez, engaño y maldad. ¿Cómo se podría llamar esa acción que saben desde el inicio que jamás se cumplirá? Ejemplos: pan, techo y empleo; excelencia en la educación; oro extraído de los celulares; exportación de agua; o mil dólares para cada iluso creyente en sus sandeces. Estos son unos pocos ejemplos