China y Marx

  Columnas

China y Marx

Marx no ha desaparecido para los chinos...’.

La república de China nació en 1949; como civilización hace más de 4.000 años. La primera surgió de una guerra civil cuyo ganador fue Mao Zedong, que acogió las doctrinas del marxismo-leninismo, creando lo que se conoció como maoísmo.

Entre el bicentenario del nacimiento de Karl Marx y el centenario del partido comunista, Xi Jinping rememoró a Karl Marx, a quien considera el más grande pensador de la humanidad. Marx no ha desaparecido para los chinos, los miembros del partido tienen que estudiar El Manifiesto Comunista y para el público, hay un programa en la televisión.

Xi tiene fuerte barrera en el adoctrinamiento de los jóvenes acostumbrados a disfrutar del sistema de vida occidental. Al abrirse China a la inversión extranjera, las multinacionales comenzaron a crear productos para exportación al Occidente, pero también para la venta en el propio país. El pueblo chino tendría acceso a bienes fabricados en países capitalistas. ¿Estuvo consciente Deng Xiaoping que la inversión extranjera sería un arma de doble filo? Seguramente no; hoy es difícil obligar a los jóvenes acostumbrados a celulares y demás bienes inventados en Occidente a que comulguen con el pensamiento de Marx; ellos tienen ambición de superación y no les interesa un Estado leninista. Los resultados están a la vista. China tiene la mayor cantidad de millardarios del mundo, más de 1.000; en millonarios tiene más de 3.000 y está en segundo lugar después de Estados Unidos. Hace 20 años la revista Forbes, por primera vez publicó la lista de las personas con más de cuatro millones de dólares de patrimonio, no llegó a 80.

Hay chinos, incluyendo jóvenes, en desacuerdo con el capitalismo de Estado iniciado por Deng Xiaoping; afirman ser la causa de desigualdad, polución y corrupción en China. Ellos quieren volver a la lucha de clases que Marx proponía y que sea el proletariado el que gobierne. Irónico es que los jóvenes en manifestaciones para elogiar a Marx han sido detenidos por un gobierno socialista en un país que permite libertad de expresión. En Hong Kong detuvieron personas contrarias al sistema de gobierno chino.