Columnas

Protestas y represión

El continuismo morenista necesita de las FF. AA. como aparato represivo e ideológico del Estado, para poder llevar adelante el plan exigido por el FMI y las élites...

Decía Martín Luther King: “Eso que ustedes llaman disturbios es el único lenguaje que tienen los que nunca son escuchados”, por eso se producen las protestas. El gobierno de Moreno que quedó escaldado con las movilizaciones de octubre de 2019, provocadas por su incapacidad dialogal y de concertación, y después debió negociar con los manifestantes, quiere curarse en salud. Por ello, los ministros de la Represión se propusieron endurecer posiciones para que las nuevas movilizaciones no los sorprendan, y puedan responder a la altura de “sus circunstancias”. El continuismo morenista necesita de las FF. AA. como aparato represivo e ideológico del Estado, para poder llevar adelante el plan exigido por el FMI y las élites: el Acuerdo Ministerial 179 del ministro de Defensa, del 29 mayo de 2020, con el ostentoso título de Reglamento de Uso Progresivo, Racional y Diferenciado de la Fuerza por parte de los miembros de las FF. AA. en situación de resistencia social, basado en una nueva “directiva de contrainsurgencia” que se trabajó después de los hechos de octubre 19 y en el Manual de Derecho en Operaciones Militares del 2014. Dice Jarrín: “Lo que hemos hecho eso sí es que, tomando las experiencias de lo que ocurrió en octubre, actualizar, difundirlas (las normas) y hacer más práctico para que sea un manual de bolsillo…”. Y agrega: “Son regulaciones esencialmente para las operaciones militares (...). En un estado de excepción, cuando haya necesidad de apoyar a la Policía Nacional, debe observar normas de comportamiento y esto no estaba en detalle específico para el cumplimiento de situaciones en las que se presente la agresividad o la violencia en el ambiente social”.

Asegura, contradictoriamente, que “se respeta el derecho a la resistencia, y el reglamento sirve para restablecer la paz social y el ordenamiento constitucional, proteger los derechos de la población civil”,… “para que sepa cuándo, cómo, en qué condiciones debe hacer el uso de las armas que son esencialmente no letales”, pero en el nivel quinto, de “resistencia agresiva agravada”, permite el uso de armas letales.