Eclosión de violencia

  Columnas

Eclosión de violencia

sta compleja y conflictiva situación hace que la urbe sea un actor territorial colectivo y el escenario donde se expresan y superan las contradicciones.

En la ciudad latinoamericana, y la ecuatoriana no es la excepción, se concentran pobreza, inequidad y desigualdades sociales; pero también se centraliza poder, riqueza y posmodernidad. Esta compleja y conflictiva situación hace que la urbe sea un actor territorial colectivo y el escenario donde se expresan y superan las contradicciones. Buena parte de la población actual ha salido, del maridaje entre crisis económica y pandemia, más pobre, más precaria, menos protegida socialmente, más desconfiada y considerando a la democracia como un sistema errático. La COVID-19 ha contribuido en gran medida a enriquecer a los más ricos y a las transnacionales, farmacéuticas, alimentos y tecnológicas, acrecentando las desigualdades de recursos y acceso a la atención -en políticas sociales incluyendo seguridad- a los sectores sociales más vulnerables y excluidos. En este escenario, las imposiciones fondomonetaristas y el neoliberalismo de los últimos gobiernos, incluido el actual, provocan -entre otros problemas- el crecimiento de una dinámica economía subterránea articulada por el narcotráfico, que genera un creciente paratrabajo, en especial para jóvenes y mujeres, mientras la economía legal produce informalidad, desempleo, deuda externa y emigración.

Según las estadísticas, en Guayaquil en delitos contra la vida, los casos de muertes violentas ha pasado de 269 personas en 2019 a 865 en 2021; y en este primer trimestre de 2022 la Zona 8 ya registra 285 ejecutados, y algunas provincias y ciudades de la red nacional contabilizan cifras crecientes al respecto, lo que provoca miedo e inseguridad en la ciudadanía e incrementa la desconfianza en el Estado-fuerza pública. Esta eclosión de violencia social y delincuencial expresa, por un lado, agudas tensiones al interior del Estado entre algunas funciones como el Ejecutivo con la administración de Justicia, o el sistema político representado en la Asamblea; y por otro, a las presiones externas, caso de la política antidrogas de EE. UU. con sus coacciones a través de certificaciones o como vínculos de las bandas locales tercerizadas por los cárteles globales.