Columnas

Antecedentes de la dolarización

Su introducción provocó la destitución inconstitucional de Mahuad, aunque éticamente fue una decisión popular acertada.

Las 2 décadas de dolarización oficial nos permiten desarrollar una breve saga: antecedentes, desenvolvimiento y cambios provocados (2000-2019) y perspectivas de sostenibilidad a futuro. Nadie quedó impávido con la “imprevista legalización del dólar como unidad monetaria nacional”, reemplazante del sucre por las élites. 

Su introducción provocó la destitución inconstitucional de Mahuad, aunque éticamente fue una decisión popular acertada. Los jóvenes siempre preguntan por qué se produjo; para ello debemos retrotraernos a la crisis económica del 70, cuando se iniciaron en EE.UU. los problemas monetarios y comerciales provocados por los protagonismos de Alemania, como locomotora económica de la Comunidad Económica Europea, y de Japón con la primera generación de Dragones asiáticos. 

Esto provocó en la región las crisis de deuda externa-DE y de los “commodities”. En este contexto, el gobierno de Hurtado decidió la “sucretización” de la DE privada, convirtiéndola en pública por presión de los acreedores a través del FMI que el banquero Carrera calificó de “correcta, adecuada y sabia”, y cuyo lineamiento sirvió para que la administración de Febres-Cordero, en 1987, impulse la “resucretización”. Se iniciaron los ajustes estructurales de inspiración neoliberal. Durante el gobierno de Durán Ballén, en 1994, el vicepresidente Dahik propuso e hizo promulgar la Ley de Instituciones Financieras que liberalizó las tasas de interés, permitió libre circulación de capitales, aumento de los créditos vinculados, facilitó la obtención de préstamos sin control del Estado y se lo despojó del control de las entidades bancarias-financieras. Mientras, la “aplanadora” parlamentaria del PSC-DP, en 1996, creó leyes e instituciones, como la AGD, para que el Estado asuma las deudas de los banqueros. En 1996 comenzó el salvataje bancario, que le costó al Estado $ 8.600 millones, “el gran atraco del siglo”. 

En 1999 se produjo el feriado bancario y el congelamiento de depósitos y cuentas. El 9 de enero de 2000 se proclamó la dolarización. 16 bancos quebraron y se dictaron 68 órdenes de prisión a banqueros, pero solo 3 fueron detenidos.