De los 485 años al quicentenario

  Columnas

De los 485 años al quicentenario

"El Guayaquil futuro exige que colectiva e institucionalmente construyamos una metrópolis para todos".

Ayer celebramos 485 años de la fundación española, incluyendo los traslados que hubo, de Guayaquil, la Perla del Pacífico, como la llamó el poeta Juan Bautista Aguirre (“del mar perla preciosa”). En 2035 conmemoraremos cinco siglos de historia y perseverancia de sus habitantes, del pasado y del presente. El Guayaquil futuro exige que colectiva e institucionalmente construyamos una metrópolis para todos, que permita enfrentar los retos del siglo XXI y su posicionamiento como una metrópolis global. Destacamos de la historia de la ciudad-puerto su gran capacidad de resiliencia, que le permitió superar todas las desgracias que le han sobrevenido hasta la actualidad, como incendios, piratería, epidemias, inundaciones y terremotos. Todas estas catástrofes, naturales y/o antrópicas, se superaron gracias al espíritu de lucha y tenacidad de sus ciudadanos, nativos y foráneos, que se expresó en acciones de cohesión social, solidaridad y cooperación. Actualmente, Guayaquil enfrenta con éxito la pandemia del coronavirus que provocó más de 10 mil muertos entre los meses de marzo y abril, y un altísimo número de infectados que no registran las estadísticas oficiales, gracias a las actividades de su sociedad civil y a la reconversión, aunque tardía, del GAD municipal que asumió una estrategia nueva que sus antecesores no tuvieron en cuenta por anteojeras mentales: ir a los barrios populares e integrar a sus dirigentes naturales con atención de salud y kits de alimentos y bioseguridad. Pero la emergencia sanitaria aún no está neutralizada y hay posibilidades de rebrotes; a lo que se agrega la necesidad de la reactivación de la economía nacional y metropolitana-urbana. Salud y economía son las caras de la crisis que nos azota.

Para enfrentar la coyuntura pos-COVID necesitamos formular e impulsar una estrategia urbana-metropolitana basada en 5 ejes: reconversión integral de los GAD, una propuesta de urbanismo territorializada, integración metropolitana a partir de la movilidad, lucha contra la pobreza, inequidad y desigualdad; y priorizar la salud, educación y seguridad social.