Un nombramiento acertado

  Columnas

Un nombramiento acertado

"El presidente Lasso debería darle más atención a las sugerencias de quien le aconsejo nombrar a Luis Hernández"

Desconociendo las razones de la salida del almirante Donoso de la conducción del Ministerio de Defensa Nacional y sin hacer juicio de valor sobre su corta gestión en esa alta responsabilidad, cabe destacar la reciente designación del general Luis Hernández como un gran acierto.

Advierto que tengo una vieja amistad que refulge de recuerdos gratos cuando tenemos oportunidad de encontrarnos pero, trato de no ser influenciado en función de mis afectos en los elogios o denuestos que me permito.

De todos modos, me curo en salud con la advertencia de que, además me parece un gesto necesario, aunque tal vez inútil. Los méritos de Luis y la amplitud de su formación académica, para la guerra y para la paz, lo ponen por encima de cualquier sospecha de ser parte de una sociedad de autobombo, como las que comenté en mi cañonazo anterior.

Con la Cruz de Guerra entre sus condecoraciones ahora tiene la obligación de convertirse en un héroe de la paz, garantizándosela a los ecuatorianos. Le sobran capacidades para ello. Tiene los conocimientos que hacen falta en la administración pública, con énfasis en visión estratégica y en planificación. Y los obtuvo en Inglaterra, centro de acreditada calidad educadora.

Tiene ahora que armar un buen equipo. Nuestras Fuerzas Armadas cuentan con personal de primera y muchos civiles igualmente capacitados se sentirán honrados de colaborar con él. Debe elaborar sobre la marcha un plan de acción para reestructurar un ministerio que también sufrió el embate de la década infame.

En cuanto al combate a la inseguridad interna, de más está destacar que con él no se repetirán las chambonadas que dan fecha y hora de cuándo va a procederse a la incautación de armas sin permiso o en qué áreas se las va a realizar. Solo unos pocos incautos no las esconden durante los días de los operativos.

Creo, por lo demás, que Luis no entenderá la lucha contra el crimen organizado como un enfrentamiento bélico. Su formación en Sociología le da claridad para entender la multicausalidad del delito y aquello que lo propicia.

Te deseo todo éxito que, sobre todo, lo será del país.